6 ene. 2011

5 Razones por las que no confío en los Reyes Magos.



Ustedes conocen a estos tipos. Los visitaron cada año y les dejaron juguetes desde que tienen memoria hasta que les empezaron a salir pelos donde antes no había pelos. Ellos fueron la única razón para tener contacto con el correo. A menos que hayan nacido después del ‘93, en cuyo caso no tienen ni idea de lo que es el servicio postal.

Cuando era niño no había nada más mágico que esperar con ansiedad la noche del 5 de enero a que los Santos Reyes Magos llegaran. Por más que luchaba por permanecer despierto para verlos me quedaba dormido y cuando despertaba mis juguetes ya estaban esperándome al pie de la cama. Con el paso de los años esto comenzó a generarme dudas sobre su verdadera identidad.

Es decir, por qué no puedo verlos? Qué están escondiendo huh? Si son reyes, qué hacen entregándole juguetes a los niños personalmente? No deberían enviar a los heraldos o algo así? Quién se hace cargo de su reino mientras están fuera? Ni siquiera el rey de Burguer King entrega hamburguesas personalmente. Y como demonios entran a mi casa en primer lugar?? Con magia? Por eso los llaman magos? Sí, de niño era algo paranoico.

Ahora soy completamente paranoico.

Este año ya es demasiado tarde, pero después de leer esto tienen todo un año para darse cuenta de la verdad y prepararse con un AK-47. Ahora que soy adulto me doy cuenta de todavía más cosas que me hacen sospechar de estos misteriosos personajes, cosas por las que desconfío absolutamente de ellos y por las que ustedes también deberían desconfiar. Por ejemplo:


#5. Su transporte.

Un camello, un caballo y un tremendo elefante. En eso se transportan los Reyes Magos. Son reyes, así que pueden viajar en lo que más se les de su real y pontificia gana, pero estos no son reyes cualquiera, son reyes magos. Podrían cruzar los brazos, guiñar los ojos y aparecerían una alfombra voladora o una  camioneta todo terreno. Es más si quisieran podrían construir un auto que sea arrastrado por magnetos para ahorrar energía.

La ciencia troll debería ser un fin de semana regular para los Reyes Magos.

Pero no. Los muggles no somos dignos de verlos en vehículos fantásticos. De todos los transportes que pudieron escoger o incluso crear de la nada, eligieron aquellos que simbolizarían mejor un enorme dedo medio justo en nuestras carotas: 3 de los mayores productores de CAAACAAAAA del mundo. No deberías confiar en un grupo de gente que seguramente dejará un desastre en tu banqueta. No conformes con eso, uno de ellos se fue tan al extremo que trae un demoledor de hogares en caso de que la magia no tenga recepción en la casa a la que van.

OH YEAAAAAAH!!

#4. Viajan en grupo de 3.

Así es, viajan de a tres. Esto puede no tener importancia cuando uno no sabe la terrible verdad, y esa es precisamente la parte horrible del asunto. Los reyes magos lo mantienen en secreto, pero yo descubrí la verdad. Saben quién más se organizaba en células de 3 individuos? Así es.

El Vietcong.

Por qué otra razón un grupo de putos reyes con jodidos poderes mágicos regalarían todo lo que tienen a millones de niños alrededor del mundo en vez de estar conquistando el mundo? Porque se convirtieron al comunismo, por eso.

#3. Sus razas.

No quiero ser racista… pero en serio, hay que prestar mucha atención. Por un lado tienes a Santa, pero sabes que Santa no te va a robar. Es un viejito gordito blanco con un trineo volador, obviamente no se está muriendo de hambre. Hasta tiene su propio taller de juguetes, es una persona honrada… bueno, talvez sus elfos sean esclavos asiáticos pero a ustedes no les hará nada. Por otro lado están los reyes magos. Esta es gente que entra a tu casa por la noche, mientras duermes, sin avisar. Qué tal si no son mágicos huh? Te has preguntado cómo logran entrar a tu casa? Te diré cómo, uno es negro…


Y después se acercan a tu árbol navideño o a tus zapatos o a lo que sea y dejan paquetes misteriosos de tamaño considerable. Síp, uno de ellos es árabe…


El otro debe ser el que se la pasa diciendo "Chicos, ya vamonos, dejen eso, por favor! Creo que esucho a la policía, vamonos ya!" y que nadie escucha. Estoy que me cago del miedo sólo de pensar qué clase de gente entra en mi casa cada 6 de enero.

#2. La biblia contradice todo lo que sé de ellos.

Entonces me dirigí a la fuente, al origen de estos personajes tan singulares para conocer sus verdaderas identidades: La Biblia. Les pregunto… qué saben de estos sujetos? Se saben sus nombres… pero saben sus apellidos? Saben que son reyes… pero saben de qué reino son reyes?


Saben qué son los jodidos magnetos… pero saben cómo funcionan?


Bueno, en realidad no importa si saben las respuestas a estas preguntas (aunque si alguien sabe cómo funcionan los jodidos magnetos, puede compartirlo con la clase), pues incluso la parte más pequeña que se sepan de esta historia está mal. Lo único que parece ser cierto es lo del oro, el incienso y la mirra, aunque cuánto de cada cosa llevaron sigue siendo un problema. La Biblia rara vez es fuente de datos que desmientan aquello que todos creen pero en este caso la Biblia se defeca sobre los Santos Reyes. No son pequeños detalles como quién traía qué regalo o cuál de ellos venía en qué animal. No. Básicamente la biblia niega todo lo que sabes de estos individuos.

Lo que sabes:

Los 3 Reyes Magos se llaman Melchor, Gaspar y Baltasar y viajan en un camello, un caballo y un elefante.





La cruda realidad:

Cuando le pregunté a la Biblia si esto era cierto me dijo que es absolutamente ridículo. No hay razón para creer que sus monturas eran algo más que tres camellos comunes y corrientes, el medio de transporte estándar en el norte de áfrica y el sur del oriente medio. Tal vez eran caballos, pero no hay nada que indique que cada uno traía el animal que más le gustara, en especial un elefante de varias toneladas.

Lo que sabes:

Los 3 Reyes Magos se llaman Melchor, Gaspar y Baltasar.



La cruda realidad:

Melchor Gaspar y Baltasar no se llaman Melchor, Gaspar ni Baltasar. En ningún lugar en la Biblia dice sus nombres o iniciales o cualquier cosa sobre su identidad. Estos nombres fueron elegidos por la iglesia de San Apolinar Nuovo en Italia a mediados del siglo VI. Eso es más o menos 6 siglos después de que se aparecieron por el rancho de Jesús para gorronear en la fiesta en honor al recién nacido, lo que significa que nadie de los que eligió los nombres anduvo por ahí como para haber dicho “Me parece que así se llamaban, no sé, la música estaba algo fuerte y ya me había tomado 3 vasijas de vino…”

Estos nombres fueron elegidos arbitrariamente porque se oyen chido. Se supone que equivalen a los nombres con los que los conocen los griegos, los hebreos y los sirios, pero quién sabe.

Lo que sabes:

Los 3 Reyes Magos son 3.





La cruda realidad:

Podrían ser 3, pero quién sabe. Hasta donde sabemos por lo que describe el Evangelio de Mateo, podrían ser 2 o podrían ser 200. Popularmente se cree que son 3 por la cantidad de regalos que traían y porque un día un escritor eclesiástico se refirió a ellos como los 3 reyes magos… 4 putos siglos después. Un siglo después elpapa León I hizo valer el status de sus gónadas y estableció el 3 como la cifra oficial de reyes magos. A menos que el escritor ese y el Papa tenga un DeLorean, un capacitor de flujo y suficiente plutonio para producir los uno punto veintiuno gigowatts necesarios para darle poder, no hay nada que sustente la teoría de que son 3.

Lo que sabes:

Los… Reyes Magos son reyes… no?




La cruda realidad:

No son reyes. Ningún evangelio, bíblico o apócrifo, se refiere a ellos como reyes. Y el sentido común dicta que son reyes. Lo más probable es que fueran uno simples emisarios elegidos por el rey para viajar durante Dios sabe cuánto, sobre animales asquerosos y apestosos, bajo el sol abrasador de oriente medio en busca del mesías de los hebreos para rendir homenaje, mientras los verdaderos reyes permanecían en sus hogares disfrutando de sus 50 consortes y sus bienes inacabables. Los reyes no son famosos por hacer cosas que no les gusten.

Lo que sabes:

Pero son magos… verdad?



Por favor dime que son magos, mi vida carece de sentido sin magos…
o vampiros que centellean como bolas disco con el sol…



La cruda realidad:

No son magos. Aunque la biblia se refiere a ellos como magos, la palabra no significaba lo que significa ahora. En realidad la palabra mago pasó por muchas lenguas antes de llegar a ser la palabra que es. El griego magós (singular) y magi (plural) era la forma en que se les conocía, sin embargo esta palabra no significa hechicero, sino sabio. Los quien-sabe-cuantos no-reyes no eran magos, eran científicos, pensadores, astrónomos, matemáticos o médicos, sabios conocedores de alguna rama científica.

Lo que sabes:

Bueno, pero uno es negro, uno es blanquito y el otro morenito, verdad?





La cruda realidad:

Pues… no exactamente. De acuerdo a algunas interpretaciones, alguien venía representando a África, alguien más venía representando a los persas y alguien más venía representando a oriente medio. Lo más probable es que el representante persa fuera persa, árabe, pero suponemos que el representante africano es negro porque los negros son de África no? Pero en África también había egipcios. Y el tercero era oriental, más bien amarillo.

Lo que sabes:

Es todo lo que sé de ellos chingao… es todo lo que son!! Si no son 3 ni son reyes ni son magos, no son nada entonces… no tengo nada en qué creer ahora!! Arruinaste mi vida!!





La cruda realidad:

No eran reyes, no eran magos y quién sabe cuántos eran. Lo único cierto, de acuerdo al evangelio apócrifo de Pseudo Tomás, es que llegaron al pesebre de Jesús acompañados por legiones de soldados persas, babilónicos y asiáticos. Síp. No uno o dos soldados para escoltarlos, 3 putas legiones. La única manera en que puedes presentar al recién nacido mesías ante tanta gente, especialmente si hay persas involucrados, es subirte al techo del establo, levantar al bebé como Rafiki a Simba en El Rey León y gritar:


THIS! IS! JESUUUUUS!!!!


Ahora no sé nada sobre estos sujetos… todo lo que sabía es una vil mentira. Quién carajos es esta gente? No son magos, cómo entran a mi casa?? De dónde sacan los juguetes?? De dónde vienen?? En qué vienen??? La buena noticia es que puede que no sean vietcongs, puede. La mala es que ahora podrían ser cualquier cosa.


Dos más de estos y tienes a tus irrumpehogares nocturnos.


#1. No me trajeron lo que les pedí.


Eso es, esa es la principal razón por la que no confío en ellos y por la que hice todo este artículo. Me porto bien todo el año y para qué? Para que no me traigan nada? Fui niño bueno maldita sea!!! Me comí todas mis verduras!!! Saqué 10 y me gané una estrellita dorada y aún así no me trajeron mi juguete, el juguete más asombroso jamás inventado y que totalmente me merecía.


Jodanse Quién-sabe-cuantos-eran no-reyes no-magos…

No olviden visitar nuestra página de Facebook y darle click al botón me gusta. Les va a gustar, oh, como les va a gustar, ya siento que les empieza a gustar, a mí también me está gustando. Sí, me gusta, así me gusta…

4 comentarios:

  1. Fe de erratas: Por ahí en alguna parte debería decir "Y el sentido común dicta que NO son reyes". Ahí si ven más errores... pues... ni pedo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me vale si son reyes magos o lacayos, a mi me llenaban de los juguetes mas caros e inservibles que desechaba en 1 semana, desde antes que me salieran pelos ya me sabia el truco y pues neta me hacia pendeja! jajajajajajajajajaja. Saludos Ater, me llevo a la peque, alias Alejandra

    Valeria, again

    ResponderEliminar
  4. "...mi vida carece de sentido sin magos…
    o vampiros que centellean como bolas disco con el sol…"

    Jaja...apenas ví el título y pensé en la primera razón para desconfiar de ellos: que uno es negro!

    Por ahí escuché en uno de esos programas del History, que era negro para introduciral gran mercado de negros en la fé católica!

    (bueno, no por ahí) Y yo les pedí un maratón para ahora si ponerte en la madre!!....solo necesito a alguien que sepa de la biblia y a alguien que sepa de ciencias!!

    ResponderEliminar