24 feb. 2011

Despliegues de hombría y chingonería (Que Ater Cacrena podría realizar si quisiera).



Hoy es Día de la Bandera Mexicana. Como todos los años desde 1934, se conmemora y se celebra a nuestro lábaro patrio y se le rinde homenaje como símbolo inequívoco de nuestra soberanía nacional. Cosa que el día de hoy nos importa menos que un culo de rata porque resulta que ayer 23 de febrero fue mi cumpleaños y hoy nos dedicaremos a conmemorarme y a celebrarme a MÍ y se me rendirá homenaje como símbolo inequívoco de todo lo que está mal en este mundo, así como representante de todos los acechadores de amigas, prospectos amorosos y exnovias sin los que el programa de Protección a Testigos sería un fracaso inmediato (Ya que estamos en eso, podrían dejar de electrificar sus ventanas? Gracias).

Prolífico director de cortometrajes, actor consagrado de videos musicales (Soy el del hacha), brillante escritor de artículos humorísticos de temas tan contrastantes como envolventes (Contrastantes como envolventes, ese! Contrastantes como envolventes he dicho!) y autopromotor desvergonzado. Es difícil homenajearme, lo sé. Es por ello que he utilizado mis poderes de Power Ranger para reducir todas las categorías en las que se me podría clasificar y compactarlas en un par de características que me definen: Hombría y Chingonería.

En la imagen: Ater Cacrena cazando un tiburón blanco con sus propias manos.
Dato curioso: Ater Cacrena realizo este dibujo mientras todavía estaba matando al tiburón.

Una vez establecidas estas categorías, se surcó el Internet en busca de aquellos dignos de representarlas, aquellos capaces de realizar proezas que sirvan de homenaje a Ater Cacrena. Estos son los héroes.


Mayor Robert “Odio los tanques alemanes” Cain.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército británico estaba siendo aplastado por los vehículos blindados de los nazis. Entonces un hombre decidió que había tenido suficiente mierda de los alemanes.

“En serio? Este tipo?” están diciendo. Sí. Este tipo.

Durante la batalla de Arnhem, el Mayor Cain tomó un PIAT (o lo que es lo mismo, una bazooka violadora de tanques) y tomó posición dentro de un edificio en ruinas mientras un compañero subía a la siguiente planta para darle instrucciones de cuándo disparar a un par de tanques que se aproximaban a su posición.

Entonces antes de terminar de tomar aire para empezar a dar instrucciones, el compañero de Cain estalló junto con la mayoría del edificio. Cain se sacudió los pedazos de compañero y edificio por igual, tomó su PIAT y le abrió un nuevo ano al tanque (porque los tanques tienen ano, verdad?). Bueno, de acuerdo al relato del Sargento Richard Long, le abrió como 27 anos. Cain disparó ronda tras ronda hasta que el tanque era más agujero humeante que tanque, dejándolo completamente inutilizable.  

 You Win. I said you win, stop! GOD, STOP!!

El Mayor Cain recargó su arma y apuntó al segundo tanque pero aparentemente la munición era una maricona y en vez de salir volando contra el tanque alemán le estalló en la cara al Mayor, haciéndolo salir volando. Este incidente lo dejó ciego temporalmente y le dejó toda la cara llena de esquirlas, pero su bigote permaneció intacto. Además, exhibiendo las bolas de acero que tenía, comenzó a gritar como hooligan ordenándole a quien fuera que tomara el PIAT y siguiera disparando utilizando un lenguaje bastante florido.

Una hora y media después, los ojos de Cain estaban tan atemorizados de su dueño que decidieron recuperar la vista. En contra de todo consejo médico, volvió al frente de batalla tirando un one liner que los escritores de Hollywood envidian hasta el día de hoy.

“No estoy lo suficientemente herido para quedarme aquí!”


Al día siguiente se encontraba masacrando tanque tras tanque, al punto en que sus tímpanos reventaron por el constante disparar de su PIAT, a lo que el Mayor Cain respondió retacándose los oídos con vendajes.

Al día siguiente un tanque Tiger se aproximó a su posición, Cain corrió hasta un cañón de artillería, lo puso en posición y destruyó el tanque. El Mayor había encontrado su alma gemela en ese gigantesco cañón, lamentablemente el sistema de retroceso se descompuso y no pudo usarlo más.

Al día siguiente más tanques venían hacia él, sin PIATs ni cañones de artillería, Cain tomó un mortero, que se supone funciona disparándose hacia arriba y entonces el proyectil cae verticalmente sobre el objetivo, pero siendo el cabrón malo que era, Cain usó el mortero en posición horizontal, disparando los proyectiles directamente hacia los tanques.

Para cuando terminó la batalla, el Mayor Robert Cain había destruido sin la ayuda de nadie 6 tanques, 4 de los cuales eran Tiger (también conocidos como los tanques más letales y resistentes del ejército alemán) así como un montón de armas autopropulsadas, que se parecen bastante a un tanque.

 “Es todo lo que tienes, Hitler??!!!”

 
James “I’m on FIRE!” Robinson.

Durante la guerra de Viet-fuckin-nam, el horror se vivía en cada metro cuadrado. En cualquier momento, de cualquier arbusto, podía saltar un vietcong, masacrar a toda una unidad americana y entonces desaparecer nuevamente sin dejar rastro.

Como esto pero menos asqueroso… no, de hecho igual de asqueroso.

 
Para sobrevivir en la selva de Vietnam se necesitaban nervios de acero y bolas acorazadas. El Sargento James Robinson tenía ambas y lo demostró durante una batalla que le costó la vida, pero sólo después del despliegue de lunaticidad más heroico de toda la guerra. El 11 de abril de 1966, Robinson y la Compañía C se enfrentaron a un batallón del VC. Los francotiradores del VC estaban derribando como moscas a los compañeros de Robinson, así que él decidió encargarse del asunto.

Logró ubicar la posición del francotirador que estaba causando más bajas, tomó un lanzagranadas y mandó al cong de regreso a Vietnam del Norte. Entonces vio como un médico que atendía a uno de sus compañeros era alcanzado por una ráfaga de ametralladora. Robinson corrió entre un mar de balas, tomó a los dos hombres heridos y los arrastró hasta terreno seguro, donde curó sus heridas y les salvó la vida (aparentemente tenía los mismos poderes que Jesús pero era menos presumido).

Robinson volvió a correr hacia la batalla, tomó la munición y las armas  de los caídos (sí, también le robaba a los muertos) y las repartió entre sus compañeros, entonces se encargó de eliminar a tantos vietcongs como pudo. Momentos después vio a otro soldado herido y, de nuevo, corrió a través de una marabunta de balas, tomó a su compañero y lo arrastró a terreno seguro, proceso durante el cual fue herido en un hombro y una pierna. Sin importarle la masiva pérdida de sangre, decidió curar primero a su compañero, salvándole la vida también.

 Él era realmente… El Salvador!

Entonces todo comenzó a ir en cámara lenta y la voz de Morgan Freeman comenzó a decir en off: Y así será que aquel que ha venido a salvarnos, tras liberar del valle de las sombras a tres de sus prójimos, y tres serán, y mientras cura sus propias heridas, escuchará una ametralladora aniquilar a los que lo acompañan en dolor y sangre. Y al darse cuenta de que el final de los días de la munición de su rifle de asalto había llegado, se extendió y alcanzó dos granadas que yacían frente a él como dos testículos explosivos de furia pura y fue entonces que supo qué debía hacer. Que el momento había llegado. Así está escrito en el gran libro, y así será.

Y así fue. Robinson tomó  las 2 granadas que quedaban frente a él y entonces cargó en contra del nido de ametralladora desde el que una lluvia de balas estaba acabando con la Compañía C. Mientras corría en cámara lenta hacia la ametralladora, el operador de ésta lo divisó y concentró todo su fuego en él, alcanzándolo en la pierna de nuevo, pero esta vez con una bala trazadora, lo que causó que sus pantalones comenzaran a incendiarse. Robinson arrancó el trozo de ropa en llamas pero siguió ardiendo.

Sabiendo que nada podía hacer para contradecir las profecías bíblicas, continuó cargando hacia la ametralladora, convertido en una bola de fuego de odio y valor americanos. Dos balas más lo alcanzaron, esta vez en el pecho, pero no fue suficiente para detenerlo. Lo que pasó después fue más o menos lo siguiente (mirar este video hasta el 0:44).

Ese fue el fin del Sargento James Robinson, del nido de ametralladora y de la mitad del batallón vietcong. La muerte de tan remarcable héroe fue tan terrible que Yoda sintió una fluctuación en la fuerza, como si miles de voces gritaran en horror y en un segundo todas fueran calladas. Pero esto es guerra, se supone que la gente actue así en una base regular. Los siguientes cabrones no se supone que tengan que ser tan cabrones.

Spetsnaz de supermercado.

Lo dije una vez y lo diré de nuevo: Rusia es Hardcore. El último lugar en el que esperarías un enfrentamiento épico sería en un supermercado, pero aparentemente los Walmart de Rusia son tan salvajes que necesitan guardias entrenados por los cuerpos de élite del país. Esta es una pelea que dura menos de un minuto, sin embargo está llena de chingonería.

Un grupo de punks se encuentran haciendo cosas de punks aparentemente, por lo que los guardias de seguridad en camisa azul comienzan a rodearlos; civilizadamente les explican que deben largarse o morir en el lugar. Los punks deciden que la segunda opción suena más razonable y, estúpidamente, lanzan el primer golpe.


Ahora, analicemos parte por parte, hay demasiadas cosas sucediendo al mismo tiempo pero todas son absolutamente increíbles. Este tipo de aquí tiene problemas mentales y decide golpear a uno de los guardias.


Entonces este tipo de acá decide realizarle una neurocirugía agresiva no-invasiva para arreglarle sus problemas mentales.


Lo que causa que Tipo 1 no se levante por el resto de la pelea.


Lo que es todavía más cagado es que mientras está ahí muerto, otros dos guardias patean el cadáver. Observen al 0:32 como recibe una fulminante patada que lo sacude completamente y luego al 0:37 un guardia que apenas se unía a la pelea vuelve a colocarlo en su posición inicial con otra patada.

Ahora, regresen a 0:27 y durante el resto de la pelea no pierdan de vista al guardia de seguridad que lanza el primer golpe. Apenas empieza la pelea knockea al primer punk, pero no satisfecho con eso, lanza varios golpes letales al siguiente estúpido que lo enfrenta y después al 0:36 le lanza una serie de ganchos al tercer tipo que lo está reteniendo hasta que un compañero llega a socorrerlo, momento en el que decide meterle un rodillazo en el hocico que knockea al segundo hombre de la noche. Aún sediento de sangre se da media vuelta y al 0:47 knockea al tercer idiota de la noche de un solo putazo. No es hasta varios segundos después de que termina la pelea que el primer idiota comienza a dar señales de vida (en serio, véanlo, yo los espero).

Miren la puerta al 0:40, uno de los guardias acaba de sacar a uno de los punks a punta de madrazos, entonces lo regresa y lo somete rompiéndole toda su archirecontraputa madre hasta que queda en posición fetal llamando a su mami, se aleja mientras el punk termina de cagarse y entonces se da cuenta de que la pelea ya se terminó, por lo que decide regresar con el pobre tipo y termina de masacrarlo.

En serio, vean el video cuantas veces sea necesario, sigan de principio a fin a todos y cada uno de los que aparecen en la toma y todos están haciendo algo chingón o algo cagado. Este video resume a Rusia.


Terminator Sudáfrica.

Todos hemos visto películas de policías en las que los oficiales realizan actos heroicos, vacían sus escopetas en el pecho de ladrones, saltan desde autos en movimiento, estrellan sus patrullas contra contenedores de metano creando explosiones que arrasan con manzanas enteras y toda la cosa. John McClane de Die Hard basa toda una saga de películas en la idea de que un policía común y corriente puede exterminar a todos los alemanes del mundo.

La verdad detrás de la Segunda Guerra Mundial.

Pero la verdad es que eso, como casi todo en las películas, es basura. En la vida real, los policías tienen que seguir estrictos protocolos de seguridad y tienen que respetar la cadena de mando, el uso de las armas de fuego está limitado a 2 casos: a) Respuesta de fuego criminal o b) Si el sospechoso amenaza con usar fuerza letal y no hay más opción, es el último recurso. Además rara vez se encuentran en situaciones extremas.

Bueno, aparentemente este oficial no recibió ese mail.


Casi puedo escuchar la voz monótona del T-800 modelo 101 diciendo “Conduce tú!” Antes de salir por la ventana para disparar su escopeta. Mierda, incluso puedo escuchar la musiquita tecnoambiental, me sorprende que no sacara un M-16 y le hiciera licuado de guayaba la cabeza a balazos a quemarropa.

“Esta es la policía sudafricana, date por exterminado pendejo!”

 
C. Dale “Escroto de Titanio” Petersen.

Se dice que si pronuncias su nombre completo en voz alta le crece una barba de leñador a tus puños al instante y la ropa interior de todas las mujeres en un radio de 100 km se desintegra, es por eso que el significado de “C.” se ha mantenido oculto y sólo C. Dale Petersen lo conoce (yo apuesto por Carlos). Petersen es tan chingón, rudo y letal que el Internet no tiene permitido contener imágenes suyas. Cuenta la leyenda que una vez alguien intentó subir una foto de él y una mano llena de cayos salió de la pantalla y lo estranguló hasta la muerte con el meñique. Lo único que se tiene son esbozos de su imagen y es posible que luzca así.


Petersen era un cazador y guía de cacería. Un día estaba caminando por el bosque matando ardillas a escupitajos y utilizándolas como servilletas para limpiarse la sangre de los lobos que acababa de matar a pisotones cuando se topó con un oso grizzly. Algunos minutos antes, el oso se había encontrado a unos campistas quienes lo molestaron hasta ponerlo furioso. Entonces el oso intentó desquitar su ira contra Petersen, cometiendo el más grave y último error de su vida.

Una batalla a muerte de varias horas comenzó entre los dos titanes. Petersen, ligeramente más peludo que el oso, cometió un error al momento de encarar al oso y su brazo terminó en las fauces de éste… o eso pensaba el oso hasta que se dio cuenta de que Petersen estaba ensartándole el puño por la tráquea haciéndole difícil la respiración y la desesperación impidió que pudiera arrancarle el brazo de una mordida. Entonces C. Dale se aferró al cuello del oso y comenzó a morderle la yugular hasta que logró desgarrársela sólo con sus dientes.

 Aparentemente C. Dale Petersen era una especie de zomb-relobo-mpiro.

Cuando el oso se desmayó por la falta de oxigeno y flujo sanguíneo al cerebro, Petersen terminó el trabajo agarrando a palazos al oso; entonces arrastró al oso hasta el taller de un taxidermista y después donó el cadáver al museo del parque nacional en el que ocurrió su hazaña, donde se encuentra esta placa explicando más o menos lo que ya les dije.


Se desconoce qué fue lo que sucedió con C. Dale Petersen después de este histórico suceso, aunque algunos afirman que hoy en día habita en la mítica ciudad suboceánica de R’Lyeh donde mantiene a raya al gran Cthulhu utilizando sólo su mano derecha y un palillo de dientes.

"Atrás, puta!"

Feliz Cumpleaños a mí, feliz cumpleaños a mí, soy el cabrón más chingón del mundoooooo… por la ventana te espiaré!!!

5 comentarios:

  1. Muy bueno tu artículo, pero demasiada violencia para mi gusto. Aunque por haber sido tu cumple, lo pasaré por alto, jajaja.

    Obvio C.= Carlos, alguien podría dudarlo?

    Tu hiciste los dibujos?? Son excelentes!!

    ResponderEliminar
  2. Hah no, los saqué de Internet como la gran mayoría del material ilustrativo.

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero ver el comentario que te dejo marcado de por vida en tus sesos... (el de Hazme el chingado favor) si tienes el link manda por favor :D
    Y buen trabajo... aunque ahora no puedo sacarme de la cabeza la idea de que eres algo así como entre He-Man y Zeus XD jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Nooo!! Yo crei que eran tuyos... Con eso de que recurres a todo lo que sea necesario para ilustrar tus excelentes artículos... Desde tus fotitos hasta tu "perfecta letra". Bueno, ya sabes que tu letra es una de las tantas muestras de tu gran inteligencia y talento. Se nota que te conozco bien vdd? Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. SBochas: Ps ahí chequele en la página principal, en la sección de las entradas más populares la de 7 Razones por las que Hazme el chingado favor apesta. Es la que tiene la foto del suculento trasero de Alizee.

    Ale: Sí, se nota harto haha.

    ResponderEliminar