29 mar. 2011

Crónica de una violación.


El tema de hoy: ¡Mario Bross me violó!

¡Y que haya más dinero para educación y menos Mario Bros!

Advertencia: no es una recreación, si pasó. Se pide discreción para los personajes y las situaciones expuestas a continuación.


No he ido a trabajar en días, la gente en EEyC no ha sabido nada de mí desde el incidente con los pulques, en la escuela ya no les importa lo que me pase (de hecho nunca les importó), de manera que sobrellevé completamente solo esta crisis, pero creo fue mejor así, no quise extender en número de personas involucradas.

Derramo lagrimas aún pero el doctor me obliga a poner por escrito la horrible experiencia de hace algunos días…dice que me ayudará a recuperarme de forma más rápida. Así que, procedo a relatar los fatídicos hechos.

[Efecto de recuerdo…ahí imaginénselo porque no lo pude conseguir]


11:00 hrs. Recámara de Odraude.

Era 26 de Marzo, desperté a las 11:00 horas, como suelo hacerlo durante los fines de semana, lo aclaro porque de lunes a viernes me despierto a las 13:00, justamente cuando el profesor en turno dice “¡Despiértese cabrón!” o de plano no dice nada y me da un chingadazo con el borrador.

Me desperté como de costumbre, del lado izquierdo de la cama, y quizás ese fue el primer indicio de que el día iba a estar de la chingada (lo cual explicaría muchos días asquerosos), aunque engañosamente creí que sería un buen día pues lo primero que vi en la TV fue “mi pobre angelito” y aceptémoslo, todos los que se digan poseedores de un corazón y de un niño interno se ríen con esa película, desafortunadamente esta mala experiencia me ha enseñado a desconfiar de todas las cosas agradables de mi infancia.

Me disponía a salirme a vagar por la calle como tantas veces lo hago y a orinarme en las iglesias como de costumbre, pero súbitamente salió la oportunidad de irme a nadar en el caldito de indio (alberca municipal) que se ubica a las afueras de mi domicilio.

13:00 hrs. En el mero caldito de indio.

Los indicadores de la desgracia no se hicieron esperar, baste con mencionar la chinga que me pusieron en la cáscara pambolera y el daño irreparable que sufrieron mis ojos al ver semejantes elefantes marinos en su hábitat natural…

(Ahora entienden de lo que hablo)

…sin mencionar uno que otro mojonsín flotando en las inmediaciones. Añadiendo a las malas señales la repentina y completamente inesperada goleada de la selección nacional, otra señal anunciando calamidades que ignoré.

20:00 hrs. Recámara de Odraude.

Si, pasé siete horas tallándome con piedra pomex  el cuerpo, al más puro estilo “Gattaca”, para eliminar hasta más pequeño rastro de inmundicia de mi cuerpo. Entonces prendí TV y lo primero que apareció fue “Destino Final 3”, esa fue otra de las malas señales que ignoré, apagué la telera y me fui como siempre al eslabón perdido entre las computadoras de escritorio y las computadoras portátiles, que se hace llamar mi laptop.

Los presagios funestos continuaron (ahora entiendo la paranoia de Moctezuma) pues lo primero que me dicen al conectarme al mesenjer es que pague mis deudas, dejémoslo hasta ahí. El otro presagio funesto fue el recuerdo de la crisis de falta de ideas y el saber que tengo un chingo de tarea.

22:00 hrs. Ahí sigo.


Comienzo a llorar, cual emo, al revivir la horrible experiencia.

Yo pensaba que sería como cualquier otro día hasta que alguien me mandó un aparentemente inocente link en el facefuck que decía y versaba así:

“Mira! goo.gl·!”·$/&(@|”

Le pregunté si ya había abierto esa clase de links en el pasado, a lo que me respondió afirmativamente, diciéndome que no me preocupara, que todo iba a estar bien; insistí en revisar previamente el link pero me dijo que no se sentiría lo mismo si lo revisaba, confié en ella, al igual que ella confió en quien se lo pasó a ella…[Lagrimeo]… ¡Fue ahí cuando empezaron los problemas!


Se presentó ante mi con un juego clásico de mi infancia y haciéndome una invitación para que dejara de hacer lo que fuera que estuviera haciendo y me pusiera a jugar “Mario Bros” por Internet, ahora díganme (y entenderán el motivo por el que me convencí) ¿Quién en su sano y ochentero-noventero juicio se negaría a jugar “Mario Bros” (“Contra”, “Snow Bros”, etc.) más aún si te dicen que lo hagas mientras estás hasta la madre de teorías y lecturas sobre teoría organizacional…o haciendo alguna otra cosa más aburrida que jugar videojuegos ochenteros? Lo de la teoría organizacional ya es trauma mío. 


22:30 hrs. …

A partir de aquí, mis recuerdos se vuelven difusos y solo puedo vislumbrar la imagen de alguien saltando sobre algunos hongos que lucían particularmente coloridos y caminaban en dirección mía…


¡Y no sé de donde, ni cómo chingados salió este gnomo!

Lo que vino después fue algo más o menos así.

23:00 hrs. Vámonos a la chingada! Reclamos y crisis de ideas.

Lo que pasó al final fue que, mientras yo me encontraba a toda madre jugando Mario en lugar de hacer mis deberes escolares (si alguien del departamento de becas del EdoMex ve esto, es mentira y estaba haciendo tarea y soy pobre, y necesito dinero…y ¡Páguenme mi vicio, chinga!) hasta que un montón de malvivientes contactos empezaron a mentarme la madre por pasarles links sin motivo alguno, y que, al abrirlos empezaron a mandar esos links a los contactos de sus contactos, y así sucesivamente hasta el fin de los tiempos. Si algo puedo concluir es:

¡No confíen en los videojuegos de su infancia! Y…no sean tan crédulos como un servidor (más que nada lo segundo).

Espero que todo lo que he narrado sea algún día de ayuda para alguien, entonces estaré satisfecho, y que mi experiencia les sirva para no dejarse engañar por personas que dicen ser sus amigos y por personajes que antes lo hicieron felices y que regresan de un día para otro, recuerden que:


19:29 hrs. y…dos días después.

Hora de ser honesto con nuestro apreciable público, ya para estás alturas se habrán dado cuenta de que no se me ocurrió ni merga y debo admitir que….psss….eso, ja, que no se me ocurrió ni madre para terminar ni para definir el cuerpo de este artículo. Así que me excusaré en un video que vi mientras buscaba algún fragmento de “Miedo y Asco en Las Vegas” para ejemplificar el malviaje que describí anteriormente.

Sirva este párrafo para disculparme por la crisis de ideas que hemos tenido en la última semana y también para decir que estamos haciendo todo lo que en nuestras manos cabe para abatirla.

Aunque, si podemos ver el lado amable dentro de la crisis de ideas que ha caído sobre el ejercito de columnistas de EEyC, es que, Hunter S. Thompson, y todo lo que de él se deriva,  se está metiendo a huevo en el momento exacto para salvar nuestros traseros. Así que pido un “¡¡Au, au, au!!” espartano para Mister Hunter S. Thompson!!!

 

Ah, cierto, el video que les dije usaré como excusa y premio de consolación a la vez, es este.

Para cualquier comentario adicional, alabanza, standing ovation, propuesta indecorosa, queja, sugerencia, mentada de madre, amenaza de muerte, pacto de sangre... me encuentran aquí y aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario