14 abr. 2011

Cómo conseguir novia: Ater Cacrena no lo sabe.



Han pasado como… tantos años que ya ni siquiera lo recuerdo desde que tuve mi última cita. La mayoría de mis amigas piensa que soy adorable --en la forma en que un caracol o el SIDA son adorables-- y mis amigos suelen patearme los riñones por mi exceso de adorabilidad caracolesca; a pesar de todo ello no tengo pareja. En qué estoy fallando? Es mi fealdad exterior? O mi fealdad interior que es asombrosamente peor que la exterior? Es mi aliento? Es acaso mi ropa (o ausencia de)?

“Hola señora Godínez! Cómo están sus nietos?”


No, el problema es que soy un hombre socialmente torpe y jamás aprendí cómo surfear a través de las diversas situaciones que la interacción social requiere para obtener la compañía de una dama sin tener que pagarle por hora. Y esto se debe a que las mujeres me detestan, por lo menos las mujeres que me gustan me detestan. Dicen que la mejor forma de dominar algo es practicando, pero cómo puedes practicar si cada vez que lo intentas llega alguien más y te arroja una rata rabiosa a la cara?

Soy tímido, es cierto, pero no es la timidez el problema, es mi torpeza social, es el no saber cómo interactuar con seres que no reaccionarán de forma preprogramada como en un videojuego o en el guión de alguna serie y es el hecho de que cada vez que lo intento fracaso, por lo que no puedo tener verdadera experiencia útil que me ayude a superar la torpeza social. Aunque tengo bastante práctica en eso del fracaso y talvez por ello me salga tan bien.

Uhm… yay?

Para mí, la forma de llevar a cabo estas situaciones es un misterio, sólo puedo observar desde un rincón lleno de telarañas y polvo de Cheetos como, al parecer, todos saben exactamente qué hacer, todos conocen los pasos precisos a llevar a cabo y todos triunfan siempre mientras yo, fatídicamente, apenas trato de dar el primer paso y ya pisé una caca.

En la imagen: Yo pisando caca metafórica.

Ater quiere platicar contigo.

“Hola. Qué tal, soy Carlos!”

“Hola”

“Hey, disculpa cómo te llamas?”

“Stephanie, encantada!” *sonríe*

“Lindo nombre! Oye, no quisiera molestarte pero te he visto pasar los últimos días frente a mi salón y no puede evitar hablarte, me encantaría conocerte, sabes?”

“Oh, vaya hehe, gracias. Pues… claro, sería agradable conocerte”

“Perfecto! Por  cierto, déjame decirte que te ves maravillosa con ese suéter, el rojo te queda perfecto!”

“Haha gracias! Qué lindo!”

Esa conversación sucede en mi imaginación mientras en el mundo real miro fijamente a una completa extraña que me resulta atractiva mientras me meto un puño lleno de ositos de goma a la boca. Cabe mencionar que esa es mi idea de una plática introductoria y seguramente está mal. Qué dices para conocer a alguien? De qué le hablas? Acaso le importa a la otra persona?

“Hola, tengo un blog. Escribo sobre… ya sabes… cosas. Cosas graciosas.”

Entablar una conversación con una mujer que te gusta no es como una presentación el primer día de clases o una entrevista de trabajo, uno no llega y presenta sus credenciales para ganar acceso o recibir el empleo.

La última vez que intenté hablarle a una desconocida sólo para preguntarle su nombre la mujer en cuestión ni siquiera se detuvo para hablarme, me dijo su nombre (sin detenerse) y entonces siguió caminando mientras yo me quedaba parado en mi lugar con miedo a hacer contacto visual con cualquiera porque estaba seguro de que todos sabían que había fracasado miserablemente. Por más humillante que eso fue, no pude evitar pensar en que hubiera sido peor si se hubiera detenido.

Aunque parezca increíble dada la cantidad de cosas que he escrito durante los últimos meses, no tengo idea de qué es lo que se dicen las personas. En especial las personas desconocidas. Si esa mujer se hubiera detenido a hablarme simplemente me hubiera quedado callado y tras varios segundos hubiera huido gritando despavoridamente, ondulando mis brazos como Oliva de Popeye.

Ella se hubiera dado cuenta de que no sé hablar con otros humanos y estar ahí durante un silencio incómodamente largo hubiera sido como cuando uno está en un baño público intentando orinar pero nada sale y uno está completamente seguro de que el tipo de al lado se está riendo de tu ineficacia orinatoria.

“Hahaha oye perdedor, vas a orinar o sólo te gusta oler la meada de otros?”

Ater quiere seguir platicando contigo.

Pero hay otro problema. Una vez que lograste orinar, la orina sigue saliendo hasta que se termina, no se detiene porque de pronto se te acaben los temas para orinar; con una plática es diferente, una vez que logras articular algún montón de estupideces que afortunadamente incitan a tu contraparte femenina a contestar, tienes que encontrar el modo de seguir orinando, de mantener la orina fluyendo, de evitar que la orina se aburra y se vaya a platicarle a sus amigas sobre el patético remedo de hombre que le acaba de robar 30 segundos de vida -–Saben? Me acabo de dar cuenta de que debo dejar de hablar tanto sobre orina--.

Pero como un hombre socialmente inepto, no tengo de qué hablar y lo que tengo no sé cómo decirlo.

“Ya te dije que tengo un blog de cosas graciosas?”

No soy una persona interesante. No voy a fiestas, no salgo a ningún lugar durante las vacaciones, ella no conoce ninguno de mis artistas favoritos y no tengo idea de qué decirle sobre ellos aparte de “está chido… luego te paso unas rolas”, pero sé que no se las pasaré porque no me va a dar su correo. Porque como hombre socialmente inepto le pido su correo, no quiero su teléfono, el teléfono se trata completamente de una conversación hablada, no hay más, no hay apoyo del lenguaje corporal, no hay nada  tangible, sólo dos voces entablando una conversación, cosa en la que en este preciso momento estoy apestando. Hablar por teléfono es mil veces peor.

“…sí… una vez escribí sobre ardillas…”

Por eso sólo les pido su correo.

Otro de mis problemas es cómo conectar los temas de conversación. Si ella me está hablando de su última fiesta y de pronto dice “entonces nos sirvieron no sé qué cosa que llevaba whiskey”, eso me da la pauta para intervenir y decir “me encanta el whiskey!”? O debo esperar a que termine de hablar para decirle “recuerdas hace media hora que dijiste whiskey? Pues me encanta el whiskey”?

Seguro, puedo quedarme callado y esperar que ella haga toda la plática mientras yo sólo mmmjeo, hhhmmeo, oraleo y ah-que-chidoeo para demostrar que estoy poniendo atención, las mujeres aman hablar… pero detestan hablar conmigo. Y si de pronto se queda callada o si en primer lugar no dice nada? Tengo que estar preparado para decir algo… pero no sé qué decir. Simplemente nada parece lo suficientemente relevante. Incluso si ella está hablando de la solidez de la caca de su chihuahua, todo lo que tengo para decir parece completamente aburrido, superfluo y estúpido en comparación.

“-Entonces se me cayó el lápiz labial al inodoro, puedes creerlo Ater?”
“-Yo tengo un inodoro en mi casa”
“-Eso es aburrido. Te odio”

Ater te quiere invitar a salir.

Hablar con amigas no es nada difícil, ellas instintivamente te cuentan sus cosas y a ti te puede importar un culo de rata cochina y no pasa nada porque saben que no es tu obligación escucharlas, te invitan a sus reuniones o a pasar el rato porque saben que no vas a intentar nada raro con ellas. Pero las mujeres que te gustan? A ellas tendrás que rogarles, tendrás que convencerlas, tendrás que obligarlas porque ellas saben que eres un patético perdedor, ellas huelen tu miedo y tu ansiedad. Tú sabes que saben, yo sé que saben, entonces invitar a salir a una mujer que me gusta se vuelve una tarea titánica.

El mayor de los problemas que tengo es que no conozco nada, después de todo paso el 90% de mi tiempo en mi cuarto y por lo tanto no conozco nada de ese lugar llamado mundo. Si la invito primero y busco el lugar después podría no encontrar nada y la cita tendría que ser en mi cuarto lo que es bastante extraño para un primera cita… y es aún más extraño porque mi cuarto es una pocilga.

“Ese es mi pantalón de ayer… esa es… en realidad no sé qué es eso. Y esa mancha roja y café en el piso es Bob, mi hámster… una vez lo pisé y…”

En segundo lugar, sólo estoy cubierto por un máximo de 2 citas. En la primera cita puedo invitar a esa mujer al único lugar que se me ocurrió, en la segunda podemos ir a donde ella quiera, así demuestro interés en sus actividades y en su mundo o lo que sea… pero después qué? Yo ya no conozco nada e ir siempre a donde ella quiera ir… tarde o temprano hasta a ella le hartaría, no? En mis condiciones, invitar a salir a alguien con un plan de relación a largo plazo es una  trampa mortal, pero ahí voy de idiota.

No tengo problema con el rechazo, entiendo si me dicen que no, puedo lidiar con ello. Tras varios años uno desarrolla una especie de escudo contra el dolor (para los interesados, se llama alcohol, también conocido como chupe), el problema nuevamente es si dicen que sí, porque hay que continuar con las situaciones incómodas.

Ater no sabe cuánto tiempo esperarte antes de aceptar que lo has dejado plantado.

Si me regalaran un gatito por cada vez que me han dejado plantado estaría matando a esos gatitos ahora mismo debido a los traumas y las heridas emocionales.

La siguiente es una pregunta seria, de verdad necesito una respuesta sincera porque es  de las peores situaciones en las que me he encontrado y miren que he pasado las últimas semanas sufriendo de un grave caso de culo pantanoso: Cuántas horas tienen que pasar para que sepas que tu cita no llegará y dejes de esperar? Siquiera debes esperar hasta que tengas que medir el tiempo en horas? Por favor, díganme.

DÍGANME!!

En tu mente sabes que ella no vendrá, pero tu corazón alberga una leve esperanza. Crees que el tráfico la atrapó, que llegará en el siguiente camión, miras tu celular esperando una llamada o un mensaje porque tú sí le diste tu número pero ella no quiso darte el suyo, tienes todas las ganas de largarte a tu casa a llorar en posición fetal bebiendo directamente de la botella como si fuera mamila y gritando “AAAAAH!! AAAAAH!!! AHAHAHAAAAA! POR QUÉEEEE??!! POR QUÉEEEEEEEEE!!!!! NO TE HICE NADA PARA QUE ME HICIERAS ESTOOOO!! AAAAAAAAAAAAAAAAH!!!” pero, y si me voy y llega en ese momento? Algo grave debió haber pasado, es decir, ya son las 5 de la tarde y no hay señales de ella… a pesar de que la cita era a la 1 (y eso no es un chiste o una exageración, una vez esperé 4 horas a que llegara una cita antes de aceptar que no llegaría). Sé que soy un imbécil por esperar, eso no está en duda, el asunto aquí es que no tengo idea cuánto es el tiempo que debe pasar para saber que alguien no llegará.

Voy a ser un gusano miserable. Voy a hacerles entender mi dolor. Tendrán un ligero vistazo a mi despedazado corazón y espero que ello los marque de por vida. En un episodio de Futurama, Seymour, un perrito vagabundo amigo de Fry es encontrado petrificado en el futuro. Tras el episodio más triste en la historia de la televisión, Fry se despide de su amigo petrificado y entonces comienza un montaje no apto para suicidas en el que se revela que el pobrecillo esperó y esperó y esperó a Fry hasta que no pudo más. Por más difícil de creer que sea, así me ha sucedido incontables veces.


Soy un buen tipo, de verdad. Por qué me hacen estas cosas?

POR QUÉ??!

Ater quiere bailar contigo (o más bien no quiere, pero sabe que tú quieres bailar).

Bailar es simplemente la peor invención del hombre desde los coreanos. Encuentro difícil el proceso de poner un pie frente al otro para desplazarme del punto A al punto B y ahora me vienen con que tengo que utilizar todo mi cuerpo para moverme rítmicamente en un área confinada en la que se encuentran realizando la misma actividad otras 6 parejas.

Cuál es el punto de bailar? Demostrar que posees las habilidades físicas para desempeñarte adecuadamente a la hora de fornicar? Mostrar el nivel de resistencia ante el ridículo que posees? Demostrar que no sufres de mal de Parkinson? Bailar es inhumano, tanto para los que bailan como para los que ven a los que bailan. Pero las mujeres aman bailar y si pretendes conseguir pareja tienes que hacerlo. El problema es que cuando eres un inútil como yo, bailar es exactamente lo que evita que tengas pareja.

De nuevo, en mi imaginación soy un maestro de tango que tiene perfecto control de sus caderas, sus rodillas y sus pies y se acopla perfectamente con la mujer con la que se encuentra y la seduce con una combinación perfecta de pasos increíbles.


En el mundo real, soy el tío Lucas.

Es una situación perder-perder, si no bailo pierdo a la dama y si bailo la pierdo todavía más rápido, no hay forma en que pueda salir ganando. Si eres una mujer y milagrosamente aceptas salir conmigo te lo advierto, no pienses en llevarme a bailar, lo último que verás antes de dar media vuelta y buscar la salida será esto.


Ater no sabe cómo decirte que le gustas.

Como fue establecido en un principio, soy un imbécil hablando pero soy todavía peor hablando de mis sentimientos, en especial de mis sentimientos hacia esa mujer especial. Cuando finalmente me armo de valor para decirle a alguien que me gusta lo que hago es decirle “me gustas” una y otra vez mientras froto toda su cabeza con ambas manos.


Sé que eso no está bien, pero no sé de qué otra forma hacerlo. Simplemente no lo sé, llegar hasta este punto es ya un logro para mí. Incluso si me rechazan, me siento heroico por haber llegado tan lejos. Entonces me premio a mí mismo con una botella de whiskey, una cajetilla de cigarros y una batalla legendaria en contra de los demonios que me incitan a matarlos a todos para aliviar el dolor.

Ese es un vistazo a mi patética historia amorosa, ahora que están al tanto, recurro a su buena fe y desprendimiento: Hay alguien ahí afuera que tenga los poderes mágicos para enseñarme a conquistar a las mujeres? Alguien tiene un manual que le sobre acerca de cómo lograr atrapar la atención de esa mujer especial? O de perdida me conformo con que me presten un Lamborghini , no importa que ya esté viejito. Alguien?

PD: Pero en serio. Sufran y lloren! Sientan mi dolor al ser plantado!


Ater Cacrena es algo así como el Editor de Entre Espíritus y Cerdos, ahora conocido como Entre Puercos y Fantasmas. También es un hombre solitario que algún día será un anciano que tortura niños como represalia contra la sociedad.

2 comentarios:

  1. Complementan:

    http://www.dailymotion.com/video/xhr63p_how-to-talk-to-women_shortfilms

    http://www.youtube.com/watch?v=wJv1pLDHmak

    PD: La imagen del tipo bailando esta cagadisima (metafóricamente hablando).

    ResponderEliminar
  2. Para esperar: 15.min si ya conoces a esa personas o es la segunda vez ke se ven. De 30min a 45min si es a primera vez ke se ven. Y si crees ke vale la pena de modo que es urgente ese encuentro por que sera unico irrepetible ya que cambiara tu vida para siempre y por siempre espera hasta el fin de los tiempos, y luego vete al diablo por que no te tienes un respeto a tu vida ni a tu tiempo. XD

    ResponderEliminar