14 jun. 2011

...Y ¿Qué pasa con los videojuegos? Parte II.



Si, sé que el artículo titulado “¿Qué pasa con los videojuegos?” es originalmente de nuestro desaparecido colaborador Slaughter Kraken pero no se me ocurrió otro título para la temática que desarrollaré hoy ¡Así que me voy a chingar su título y hacer alguna especie de secuela a su artículo al más puro estilo de Joel Schumacher!



Bueno, lo de hacerlo al estilo Joel Schumacher era broma porque de haber ido en serio deberían haber cerrado esta pagina en el momento de leerlo. 

Les cuento que este artículo surge a raíz de que me encuentro echando la hueva en su casa (antes de que ustedes volvieran del trabajo, claro) y chateando con una valedora que me decía que andaba haciendo no sé que trabajo sobre videojuegos y que por eso me daba el avión durante la conversación (y de hecho durante todo el tiempo de conocerla…ha de tener muchos trabajos que hacer, me imagino), por lo que pensé en revisar uno de esos archivos de semestres anteriores que tanta hueva me habían dado en su momento pero que ahora, debido quizás al aburrimiento (bueno no quizás, es debido a eso), me resulta interesante leer.

Por lo que desempolvé los archivos y encontré un artículo académico sobre videojuegos…por lo que empecé a repasar lo que este vato decía y si estaba de acuerdo con él o si tenía argumentos para mandarlo a la chingada. No pudiendo quitarme de la cabeza la imagen de un catedrático de alguna universidad vestido con un chalequito de algodón, moño al cuello, pantalón de vestir y lentes de fondo de botella hablando sobre videojuegos; y como comúnmente suele pasar, diciendo porque son malos para la juventud…lo que inmediatamente trae a mi mente el siguiente vídeo sobre lo que me gustaría hacerle a todos los detractores de los videojuegos (01:40):


Y este video sirve para dos cosas: una es recomendar “XXX” la que protagoniza Vin Diesel (cosa que hice la semana pasada) y ya de ahí cualquiera que ustedes quieran salga o no Vin Diesel, ahí depende de cada quien; y la otra cosa es darle la razón a él mismo cuando dice que para muchos de nosotros, “los videojuegos son la única educación que nos da”.

Todos aquellos que pertenezcan a generaciones de 1973 para acá, no me van a dejar mentir…suponiendo claro que tenían cuatro años (edad que creo suficiente para jugar videojuegos) para cuando salió el Atari 2600 en aquel lejano 1977.

Y es que los videojuegos no eran solo educación, sino también eran de alguna forma el punto de reunión entre los primos durante todas las reuniones familiares y la oportunidad para que los tíos se deshicieran de los pinches chamacos jodones durante al menos dos horas y pudieran echar la cheve a gusto. Por ejemplo, en el caso de su servidor, el jugar Demon’s Crest era una oportunidad para convivir con aquellos primos con los que siempre terminabas agarrandote a trancazos.

Era un momento en el que se olvidaban diferencias y se canalizaba el odio hacía un enemigo mutuo, en el caso e Odraudito y sus primitos, era la pinche prima pegostiosa que llegó tarde a la reunión y que en su afán de darnos un abrazo (recordemos que Odraudito estaba en la época en la que odiar a las niñas y juntarte con puro tornillo es bien visto) desconectó el cable de corriente del Super Nintendo y que hizo que todo el avance que llevábamos los primos en conjunto se fuera al diablo y que…segundos más tarde y después de cinco minutos de miradas de odio y calificativos despectivos, la prima recibiera en vez de besos y abrazos una innumerable cantidad de mapes, mocos embarrados y pedos en la cara:

Y creo que Ater dejó claro lo que significa un pedo en la cara. Pero por si no se acuerdan.
Y Posteriormente y cuando los niños como Odraudito comenzaron a convertirse en todos unos pubertos hechos y derechos, los videojuegos también fueron avanzando con ellos, díganme si no muchos de ustedes pasaron de Crash Bandicoot (que también era una pistola de videojuego infantil) a Megaman en sus chorroputimil continuaciones, de las cuales les presento esta (y si no jugaron Megaman es que en verdad no tuvieron infancia gamer-nerd):


Díganme si miento cuando digo que es muy probable que alguna de las primeras palabras en un idioma extranjero que se imprimiera en sus cerebros y saliera de sus hispanoparlantes bocas fueron: “insert coin”,“loading”, “start”,“hadouken”,“pat-pat-parioouuuken”,“Maaario”,“Fatality” o aquellas terribles y fatídicas palabras conocidas como…


Y díganme si no, los primeros senos ajenos a los del núcleo familiar (y los de la niña loca del vecindario) que muchos de nosotros vimos fueron las pixeleadas y enormes tetas de Chun Li, Lara Croft o Mai Shiranui:

Inocentes…inocentes videojuegos.

Claro que algunos de nosotros tomaríamos todos aquellos amores virtuales y platónicos como una etapa en nuestra pubertad, mientras que algunos otros no tan normales se quedaron con esas ideas durante la adolescencia, desarrollaron un gusto compulsivo por el Hentai, salvan sus solitarias noches jugando Kinect porno en los sillones forrados de plástico de sus mamás (no las de ustedes, claro), pasan los años conversando con gente igual (o peor) que ellos y buscando a sus ideales Mais, Morrigans y Chun-Lis en las convenciones de Manga…

…unos no han tenido tanta suerte…

…y otros si (a estos los envidio).

Eso para explicar todos esos años en los que las consolas han ido a nuestro lado. Pero ahora me gustaría discutir un poco el artículo de Slaughter Kraken en EEyC y el artículo de Salvador Gómez de la Universidad Complutense de Madrid…(¡ay guey!)…comencemos por Slaughter:

Slaughter argumentaba que muchos de los videojuegos de hoy tienen tramas demasiado elaboradas y que olvidan el hecho esencial que es jugar, y aquí si le debo de mentar su madre al Slaughter al decir que la industria del videojuego, consciente de su crecimiento a nivel mundial y de su cada vez mayor influencia en todos aquellos niños (para ya no decir de aquellos que seguimos jugándolos aún) se ha diversificado en un putamadral de opciones, algunas que conservan aquellas tramas sencillas y que no necesariamente son videojuegos para niños o retrasados mentales, ejemplo: Yeti vs. Sasquatch:Annihilation.

Otros videojuegos en efecto han dado mayor importancia a la trama que al juego en si, pero no por ello han elaborado un mal producto…y ejemplos de esto hay un chingero, pero destaco en particular algunos como: la saga de Assasin’s Creed; Alan Wake, que contó con la colaboración Stephen King y el que no muy próximamente estará (¡¡Hasta 2013!!) entre nosotros con sus enfermas y lovecraftquianas influencias y producido por Guillermo del Toro: Insane.

Y con juegos tan chingones en la actualidad solo me queda lamentarme, si leyeron bien, lamentarme…por esto:

Para los educados esto es una imagen de absoluto terror.

Eso por lo de la trama de los videojuegos; ahora, Slaughter también mencionó aquellos juegos como “Guitar Hero” o “The Sims” en los que se te ofrece algo que generalmente no puedes hacer en la vida real, es decir, tocar la guitarra como un puto master o tener amigos…y si me dicen que ustedes si pueden tener amigos…pues felicidades. Porque aquí también contradigo a Slaughter cuando digo que dichos juegos están claramente diseñados para un público específico que sabe perfectamente que no puede tocar la guitarra como un puto master o que no puede tener amigos, razón por la que compra esos videojuegos. Y si consideran extraño que exista gente enferma que necesita buscar una vida ajena en un videojuego…también parece un tanto bizarro la gente que busca en la red lo siguiente:

-¿Quién es el mejor de los pequeños gigantes?

-Abuelos gay.

-How to kill a zombie?

-7 razones por las que Hazmeelchingadfavorapesta.

-Ana Claudia Talancón desnudita.

Pero también para gente así hay sitio y gente entusiasmada por complacer sus deseos de información, y ese sitio se llama… ¡Entre Espíritus y Cerdos!


Les debemos la parte de “desnudita” porque este es un sitio moralista y familiar, pero afortunadamente El Capitán Tomate no.

Volviendo y terminando con el artículo de Slaughter, tengo que decir que me sentí totalmente aludido cuando menciona el apartado “tantos para nada” ejemplificándolo con las series interminables de Pokemón que no varían en nada…y no digo que juegue esas pendejadas de Pokemón, sino que me sentí aludido puesto que soy un ávido jugador de FIFA desde FIFA 99 y hasta FIFA 11…respecto a esto le doy la razón cuando dice que la variación de un año a otro es mínima pero… ¡A la chingada Slaughter jaja…aún así los juego! Y es más, hay gente que vive de eso y gana un chingo de dinero en la “FIFA Interactive World Cup” ¡Precisamente a eso aspiro cuando juego FIFA!


Quería finalizar con un análisis al artículo de Salvador Gómez García de la UCM con un análisis similar (igual de cagado) al que hice del artículo de Slaughter, pero como dije al principio, fue el renovado interés por leer cosas académicas lo que desplazó a la hueva que me provocaban esos mismos artículos académicos durante el semestre lo que me hizo comenzar a escribir como idiota y después (de escribir como idiota) pensar en analizar ambos artículos…pero desafortunadamente la hueva parece regresar en el instante mismo en que redacto esto, por lo que se me hizo imposible darles la discusión que el ya mencionado artículo merece. Pero vale mucho la pena darle una revisada, por si quieren entretenerse un rato y memorizar unas cuantas líneas para esas situaciones en las que una platica pendeja (como puede ser una conversación sobre videojuegos) puede convertirse en una platica no tan pendeja y dejarlos a ustedes en calidad de gueyes muy cultos ante la mirada de estupefacción de sus allegados. Les dejo el link.

Si, sé que les prometí el análisis pero aceptémoslo, la publicidad fraudulenta es parte de EEyC…como se pudo notar en nuestros flyers:

¡¡EEyC: mujeres y cerveza en un mismo lugar!!...y esta imagen no es del Oktoberfest.

Bueno, se muy bien que podría seguirle a este artículo la semana entrante, pero ya veremos como ando de choro mareador, que es indudablemente necesario para cualquier crítica y/o referencia a un artículo académico. Y sin nada más por el momento, les comunico que he terminado por el día de hoy y que me largo al último reducto de videojuegos que queda en su casa (ósea la mía) y que significa invadir la computadora ajena, tumbar la contraseña en modo administrador y ponerme a jugar como poseído Need For Speed: Hot Pursuit.


Ese es el trailer oficial, que pongo solo por las rolas y por los autos (ósea por el juego entero…¡Daaa!) y esta la campaña depublicidad…más aparte este comercial del NFS Hot Pursuit de Xbox negro, que es un clásico:


Para cualquier comentario adicional, alabanza, standing ovation, propuesta indecorosa, queja, sugerencia, mentada de madre, amenaza de muerte, pacto de sangre... me encuentran aquí y aquí.



¿Te gustaría escribir con nosotros y ser más famoso en España que en tu casa? Es sencillo, sólo envía un correo a carlosawyer@gmail.com en el que incluyas un artículo con el formato que usamos en el blog (o sea párrafos graciosos separados por imágenes graciosas) diciéndonos las 5 razones por las que deberías ser escritor de EEyC ¡ Estamos desesperados y sólo TÚ puedes salvarnos!

3 comentarios:

  1. jaajaj para no ser una persona fanática de los videojuegos me hiciste terminar el artículo, conozco algunos de los títulos pero como yo sí crecí, jajaja no cierto, ya no me acuerdo.

    Sos bueno Odraude :)
    Cuidese mijo
    Atte: @sacattac

    ResponderEliminar
  2. En estas cosas que tiene la vida encuentro mi nombre por aquí. Aunque no es un estudio académico "al uso" me ha parecido muy estimulante leerlo y me ha dado cosas en las que pensar. Gracias por la mención :) Saber que lo que uno escribe se lee entre espíritus y cerdos es muy estimulante.
    S.Gómez
    @salvagoga

    ResponderEliminar
  3. Un gusto saber que le fue agradable el artículo (se siente rebonito recibir comentarios favorables jeje), el cual no hubiera sido posible sin su publicación en Redalyc sobre videojuegos. Esperamos que siga visitando y comentando estas zonas entreespiritucerdianas, y de nuevo, gracias :)

    ResponderEliminar