6 sep. 2011

3 tipos con la mejor o la peor de las suertes, según se quiera ver.



Ya dije la semana pasada que no pude publicar debido a que tuve una racha de mala suerte peor que la de un jugador mexicano pateando un penalti, a tal grado que solo faltó que me cagara un perro para concluir el día…

Aunque con mi suerte, seguramente me hubiera tocado cagada de elefante.

Pero dicen que al mal tiempo buena cara, por lo que seguí ese consejo y me dedique a buscar casos de personas a los que les haya ido peor que a mí, todo en aras de sentirme mejor y burlarme de ellos un rato, aquí los resultados:


-Ludger Sylbaris.



Cuyo nombre artístico era nada más y nada menos: “El hombre que sobrevivió al juicio final”…y que hace pensar que John Connor es un pendejo, si le hacemos caso a los negritos cucurumbés que en 1902 llegaron a la isla de St. Pierre, Martinica después de la erupción del volcán St. Pierre, cuyas nubes piroplasticas que devastaron a la comunidad de St. Pierre y dejaron inutilizable al bulevar St. Pierre y acabaron con la miscelánea St. Pierre dejando a Pierre sin negocio alguno…y con la urgente necesidad de buscar nuevos nombres para todo lo que había en la isla.

Pero, ¿Por qué entra nuestro amigo Louis en la categoría de sujetos con la mejor y la peor de las suertes? Bueno pues resulta que el compa sobrevivió a la erupción del volcán pero para sobrevivir tuvo que pasar por un desmadre pero empecemos cronológicamente.

Ludger, cuyo nombre verdadero era Louis-Auguste Cyparis es un negrito buscando diversión en el caribe (y estamos hablando del CARIBE no de la versión afeminada de tipos con dientes blancos y sin mal aliento salvando al mundo cortesía de Bruckheimer y compañía), para lo cual decide irse de putas a St. Pierre junto a su compadre Melitón. Todo eso hasta que se arma el pedo con su compadre, también negro, y deciden solucionar el problema con una pelea de cuchillos.

Recreación.

Total que Louis ganó el duelo y le dio matarile al compadre, razón por la que lo metieron en una mazmorra de la prisión local, la cual estaba del lado contrario del volcán y solo tenía una ventanita del tamaño de una coladera de baño. Hasta ahí se lo iba a cargar el payaso porque era un sentenciado a muerte, pero cuando el compa estaba desayunando fue cuando explotó el volcán, matando a casi todos los habitantes (porque si hubo sobrevivientes, entre ellos una niña que también es más chingona que Bear Grylls) e irónicamente, su celda salvó al único guey que estaba condenado a morir en toda la isla.



Si Ater, ya sé que no es irónico, pero me vale.

Ahí tiene mucha suerte ¿No? Pues chéquense que para sobrevivir tuvo que pasar cuatro días encerrado en una celda, con un calor de la chingada que le chamuscó la espalda y aquellito, sin comer y sin Tevo hasta que llegaron los rescatistas y escucharon sus gritos desde el subsuelo de la prisión.

Después y pensando que ya había pasado por suficiente, lo absolvieron de su crimen, por lo que pasó el resto de su vida contando su hazaña y viajando en un circo junto a Margarito, la mujer barbuda y John Merrick.

-Sven, único sobreviviente de un accidente aéreo.


Obviamente él no es Sven (es más, ni siquiera se llama Sven en la vida real), y después del accidente no creo que estuviera tan feliz puesto que las fotos en internet lo muestran todo madreado en un hospital libio, echando competencias de ritmo cardiaco con Gustavo Cerati. En este aspecto, supongo que ustedes saben que en los medios están prohibidos los niños en situaciones de “valió madre”. Y que quede bien claro que en EEyC no somos amarillistas, podremos ser mentirosos, puercos, idiotas, amarillistas, ¡pero nunca estrellas de porno!

Pero regresemos con Sven, que ya para decir algo cierto, era holandés y de ahí el nombre, ahora permítanme hacerles una pregunta…con las recientes noticias de levantamientos civiles y guerra en Libia ¿en verdad creen que el escenario es desolador en Libia y que todo es desastre?

Pues sí, todo es un desmadre.

Prueba de ello es Sven quien iba tranquilamente de Sudáfrica a Londres junto con otros 103 pasajeros, a quienes se los cargó el payaso en el accidente, pero en una de esas al piloto se le ocurrió bajar a libia a echarse una firma porque ya no aguantaba y el baño del avión había sido utilizado por un gordo con el culo en estado de putrefacción, de manera que se disponía a descender sobre el aeropuerto cuando algo falló y el avión explotó.

Las causas no se conocieron y las especulaciones fueron desde el error humano, el gordo cagón del baño, una falla en el tren de atterizaje y las cenizas del volcán de Islandia (que por esos momentos estaba lanzando cenizas a lo cabrón), entre muchas otras posibilidades de los expertos. Aunque si me preguntan a mí, diré que el culpable fue...

Samuel L. Jackson!

Haya sido él o no, Sven tuvo que enfrentarse a sus piernas rotas al estilo final alternativo de Los Supercampeones, a una recuperación lenta y dolorosa, papeleo infinito para devolverlo a Holanda, y al pequeño detalle de que oficialmente era huérfano, para lo cual afortunadamente contó con la delicadeza de las enfermeras para comunicarle la perdida de sus padres.

A pesar de la tragedia, Sven se sobrepuso, subió unos cuantos kilos al regresar a Holanda, recobró el ánimo de vivir y ahora es todo un ganador:

Nota mental: ¡Vales verga, Sven!


-Tsutsomu Yamaguchi.



También llamado por Chuck Norris como: Tsutsomo “Huevos de plutonio” Yamaguchi…lo peor es que no se sabe hasta qué punto es literal lo de “plutonio”.

Este contendiente es definitivamente el más cabrón de todos pues entre otros reconocimientos y comentarios se merece el siguiente por parte del periódico El País: “Es difícil decir si era el hombre con mejor o peor suerte del mundo.”

Lo anterior porque Yamaguchi sobrevivió a las explosiones nucleares de Hiroshima y Nagasaki, teniendo solo que hospitalizarse en lo que se recuperaba de las raspaduras en sus huevos, esto por la peladita que le dieron los Estados Unidos, Einstein y todos los vatos del proyecto Manhattan.


En este artículo he aprendido que hay tipos a los que realmente les ha ido de la chingada y para ejemplificarlo está Yamaguchi, quien paso por el video que puse la semana pasada…dos veces, bueno dos veces pasó por ello, pero para que no se confundan lo pongo de nuevo y ya son dos veces (y nos quitamos de pedos).


Resulta que nuestro amigo estaba de viaje de negocios a Hiroshima durante un buen día de verano en el que se repetía a sí mismo: “¡Estoy listo!” cuando de repente…mocos…sale volando por el aire y despierta todo madreado en medio de escombros de la bomba atómica. Una vez que se incorporó, procedió a recoger sus pertenencias, mirar al cielo, ubicar los aviones norteamericanos y exclamar:


Después de la primera bomba, volvió a su natal Nagasaki y pss bueno, ya saben lo que pasó ahí. A raíz de estos eventos Yamaguchi fue un activista en contra de las guerras nucleares hasta el día de su muerte.

Para cualquier comentario adicional, alabanza, standing ovation, propuesta indecorosa, queja, sugerencia, mentada de madre, amenaza de muerte, pacto de sangre... me encuentran aquí y aquí.


¿Te gustaría escribir con nosotros y ser más famoso en España que en tu casa? Es sencillo, sólo envía un correo a carlosawyer@gmail.com en el que incluyas un artículo con el formato que usamos en el blog (o sea párrafos graciosos separados por imágenes graciosas) diciéndonos las 5 razones por las que deberías ser escritor de EEyC ¡ Estamos desesperados y sólo TÚ puedes salvarnos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario