21 sep. 2011

5 películas que jamás debieron haber tenido secuela.



No me malentiendan, no digo que sean malas películas sino que simplemente no debieron tener secuela debido al concepto tan chingón que en su debido momento plantearon, y es que no me van a dejar mentir que de su boca salió un “!A chinga!” cuando abandonaban la sala de cine o cuando estaban levantándose de su sofá para quitarse las migajas de pan y los restos de papas fritas.

O al menos intentándolo.


5.-Men in Black.




Les digo que este artículo se me ocurrió al ver “Chucky”, pero también ví de nuevo “Men In Black” y de ahí se me ocurrieron más ideas sobre las películas que verán a continuación pero en el proceso se me borraron las ideas que tenía para hablar acerca de MIB, por lo que solo diré que NO NECESITABA UNA SECUELA y solo exageraron (como es tan usual en las secuelas gabachas) las cualidades de todos los personajes, dejándolos como completos idiotas sin chiste alguno.

Fuera de eso, y de decir que es de las pocas cintas que se oyen bien tanto en inglés como en español, no tengo otra queja y por eso solo pondré algunas de las frases que me agradan de esta película:




4.-Chucky.



Para que mentir, este artículo vino a mi mente precisamente cuando veía un maratón de “Chucky” en cierto canal de televisión (por lo que pueden imaginar lo aburrido que fue mí sábado), en el preciso momento en el que observaba una trama ochentera bastante fumada pero con ciertos hilos de coherencia o de puntos atractivos como son:

Un asesino que se pasa por los huevos a la muerte + rituales vudú + una madre soltera (que en las películas ochenteras siempre la cagan) + un niño que tiene como único objetivo en la vida hacerse de un muñeco Chico Bueno.

Todo lo anterior añadido al hecho de que el muñeco es de esas imitaciones fieles de niños reales que nomás de verlas te andas cagando del miedo (similar a los muñecos de ventrílocuo). En fin, desde mi punto de vista “Chucky” tiene una trama bastante fregona (irreal y estúpida pero fregona a final de cuentas), sin mencionar diálogos y escenas memorables como esta:


Todavía más chingón si el muñeco mienta madres de igual o mejor manera que Tony Montana o Travis Bickle.

Pero como la gran lección de este artículo es que no importa los proyectos que tengas para dejar intacto un proyecto que te agradó en la forma que terminó, ya sea que desearas secuela o no, hay una industria que dice “te chingas y sacas una secuela, putete, porque queremos más baro”.

Y así siguieron las, cada vez más carentes de contenido (y de sentido), secuelas a “Chucky”, es decir: Chucky II, III, La novia de Chucky (porque como veremos, en los dosmiles era “in” meterle personajes femeninos a las secuelas) y la mentada de madre a nuestras pesadillas infantiles “El hijo de Chucky”.

Dichas secuelas solamente dejaron 5 o 6 horas de espacio que pudo ser utilizado en grabar a campesinos cortando pasto (o bueno no le den ideas a los del CUEC), y que dejaron solo destellos de imaginación en frases célebres como:

-“Chucky’s gonna be a bro” –en Cucky III.

Ya de las otras dos secuelas ni hablamos, porque solo dejaron un tema digno de Jerry Springer o de la Señorita Laura:


“Mi papá no me quiere porque parezco pinche elfo de niña de secundaria”.



3.-Rocky.


Todos sabemos que en la industria del cine estadounidense reina el baro así que era entendible una, o quizás dos secuelas de Rocky…¡¡pero cinco!! Digo está bien que la primera película costó 1 millón de dólares y generó 225 millones, eso se entiende. Como también se acepta una secuela tras haber ganado tres premios Oscar (aunque generalmente las cintas que ganan “mejor película” no hace secuela)…pero, repito ¡¡cinco!! Veamos, a mi parecer, los argumentos de las películas:

-Rocky I: un Don Nadie, Rocky Balboa, recibe la oportunidad de ganar el campeonato mundial de boxeo, pero pierde (y gana moralmente).

-Rocky II: gana.

-Rocky III: como ya ganó, siente que sus pedos no huelen y un negro (Señor T) le rompe su madre obligándolo a hacer el clásico “back to basic”. Vuelve a ganar.

-Rocky IV: su antiguo rival, ahora amigo, Apollo Creed muere a manos de Ivan Drago (casualmente de la URSS); Rocky lo enfrenta en Rusia y le rompe su madre, gana de nuevo.

-Rocky V: Se queda en la calle (como la gran mayoría de los boxeadores), entrena a un morro, el morro lo manda a la verga, el morro lo enfrenta y Rocky le rompe su madre a pesar de estar retirado.

-Rocky Balboa (por que ya se oía feo el “Rocky VI”): le dan ganas de pelear de nuevo a pesar de estar bien anciano y pierde (pero gana moralmente, de nuevo).

A final de cuentas son películas palomeras que solo dejan putazos, frases memorables y rolas inspiradoras a la hora de hacer ejercicio (aunque los vecinos se te queden viendo con cara de “que pedo”):


2.-Terminator.


Se dice que James Cameron comió nachos con doble ración de salsa, lo cual, en una de esas malditas noches que todos tenemos, le ocasionó una diarrea infernal y una pesadilla de la que se desprendió lo que sería Terminator, es decir, esto:

Moraleja: ¡estás enfermo, Cameron!

Repito, no digo que la película sea mala, porque no lo es, pero al menos una de sus secuelas si está bastante chafa, pero no perdamos el hilo cronológico y vámonos en orden:

-Terminator: Bastante chingona sí, el final no tiene madre y precisamente por esa idea esperanzadora y no es por lo que creo debió quedar ahí. Chequén aquí (y también chequen que se hacen pendeja a Sarah Connor con la foto).

-Terminator II: Todo el mundo quería ver a Chachenagger como el bueno así que la primera parte de la película, cuando no sabes quién es el bueno y quien no, está de huevos porque piensas que es cuestión de tiempo pa’ que John cuelgue los tenis.

También está el añadido de que John Connor se está volviendo un rebelde hijo de la chingada, Sarah está en el manicomio y hay un organismo cibernético mucho más avanzado que el T-800 dispuesto a sacarles todo el mole de la cabeza. En resumen, una buena secuela (que no tuvo por qué haber existido, excepto por dinero, claro) y como tal, tiene frases celebres que no tienen madre:



-Terminator III, Rise of the Machines: Con la confianza de haber hecho una buena segunda parte, decidieron rifarse otra secuela en la cual todos creíamos ya íbamos a estar en guerra nuclear y John Connor, que suponíamos sería ya un completo hijo de la chingada, estaría repartiendo madrazos a cuanto T-800 y T-1000 tuviera en frente, pero no.

Primer error: designar como enemigo a Kristanna loken:

-¡Ah, miren, un corazón!

Segundo error, la primera línea de Chachenagger (crédito para Whatsgoingon07):

T1: "your clothes, give dem to me, now!" "fuck you asshole!"
T2: "I need your clothes your boots, and your motorcycle" "you forgot to say please"
T3: "take off your clothes, now!" "patience honey!"

Tercer error: darle el protagónico a un famélico y un poco pendejón Nick Stahl, puesto que no inspiraría mucha confianza si alguien todo flaco y con cara de triste guiara el destino de la humanidad; vamos, simplemente Nick Stahl no queda para papeles rudos puesto que hasta Johnny Galecky a.ka. Leonard Hofstadter en TBBT le opacó una actuación en “Bookies”, lo cual es ya estar cabrón.

"The Sarah Connor Chronicles" no merece de mi comentario alguno más que para decir lo mala que es, así que solo diré eso, y créanme, es mala en toda la extensión de la palabra. Solo se salva por Summer Glau (moraleja: si no tienes idea de cómo hacer una secuela, pon una vieja sabrosa entre los protagonistas y chingue su madre el guión).

1.-The Matrix.

Estamos de acuerdo en que las cuatro anteriores cintas pertenecen al cine “palomero”, pues no conozco el término mamón, pero “The Matrix” definitivamente pertenece al cine de culto de finales de siglo XX y si la vieron seguramente dijeron “a huevo” al concordar conmigo de que está película en particular nunca debió haber tenido secuelas.


El año era 1999 y todos estaban paranoicos y expectantes de lo que parecía un apocalipsis inevitable, por lo que dos tipos llamados Larry y Andy Wachowski aprovecharon la psicosis colectiva y se pusieron a escribir pendejadas irreales que solo tenían como común denominador el fin del mundo, algo así como lo que hicimos aquí en Mayo (cuando lo del Rapture´s day), pero en chingón.

Los ingredientes eran una incipiente cultura digital (recordemos que en 1999 te tardabas una hora en cargar una página de internet, de ahí que ver porno era cosa de campeones), un guión con alusiones de “Alicia en el país de las maravillas” combinado con una guerra nuclear e inteligencia artificial, una coprotagonista sabrosa como Carrie Anne Moss, y claro…

                                                  …una visita al guetto…

…dieron como resultado una de las películas más chingonas de la historia, que manejo de manera chingona la trama y que, al menos a mi parecer, dejó uno de los mejores finales que ha visto el cine de nuestros años:


Personalmente creo que retocar el final que acabamos de ver sería como si hicieras una secuela para el final de “Fight Club” o “Trainspotting”. Sin embargo, lo que siguió fue que los Wachowski quisieron sacarle más huevos de oro a su gallina y crearon los títulos más originales del mundo para una trilogía: Matrix Reloaded y (cuando ya estaba de moda los putazos épicos) Matrix Revolutions.

OK, vas a hacer una secuela, lo primero que tienes que asegurarte (chinge su madre el guión) es tener a todo el reparto original contratado y dispuestos a rifarse las continuaciones. PUNTO PARA LOS WA…esos weyes. Todos los integrantes del reparto estaban para Matrix Reloaded pero la ñora que interpretaba al oráculo colgó los tenis antes de la terecera y tuvieron que poner a una señora que parecía como quesadillera de fuera del metro Indios Verdes.

El segundo error fue el hacer lucir tan vieja a Carrie Anne Moss durante las secuelas, no es que esté acabada porque la verdad está sabrosísima pero como que no le ayudaron mucho. El tercer error fue el guión, que se hizo cada vez más predecible con esa tontería de “el elegido” y trillado pues ya teníamos por esos años a otras sagas épicas que vinieron solo a abaratar a Matrix. Sin embargo, en lo que si se pusieron las pilas fue en las escenas de pelea, como la escena de lucha entre Neo y Seraph (el chino ese) o de Morfeo con los gemelos (los de lasrastas esos), el detalle del arquitecto que solo se la pasaba diciéndole pendejo a Neo (y que después se parodió a sí mismo en Scary Movie)…y claro, el mejor acierto de los Wachowski durante las dos secuelas: 

                                              Punto a favor…digo puntos…

…tres puntotes, para ser exactos.

En fin, los realizadores de Matrix arruinaron su propia película al hacerla trilogía y abarataron su lugar entre el cine de culto a cambio de unos miles de millones de dólares…que no está mal después de todo (y después de trabajar con Mónica Belucci ps’ se entiende).

Para cualquier comentario adicional, alabanza, standing ovation, propuesta indecorosa, queja, sugerencia, mentada de madre, amenaza de muerte, pacto de sangre... me encuentran aquí y aquí.

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser más famoso en España que en tu casa? Es sencillo, sólo envía un correo a carlosawyer@gmail.com en el que incluyas un artículo con el formato que usamos en el blog (o sea párrafos graciosos separados por imágenes graciosas) diciéndonos las 5 razones por las que deberías ser escritor de EEyC ¡ Estamos desesperados y sólo TÚ puedes salvarnos!

7 comentarios:

  1. Pues yo digo que la de Terminator (por lo menos la primera secuela) estuvo bien que existiera.

    Digan lo que digan, viendola sin prejuicios de que es Schwakjafnefljwefneger, tiene conceptos bien chingones como el alcance de la tecnología gone wrong y los viajes en el tiempo y sus implicaciones derretidoras de cerebros,además de que desde el punto de vista técnico es una chingonería.

    Pero eso sí, como que cada secuela le pone en su madre a la premisa de la anterior:

    Terminator 1: Última escena "A storm's comming", o sease, el destino es inevitable y la guerra contra las máquinas se avecina.

    Terminator 2: Última escena "Yendo por una carretera de noche" o sease, el futuro es incierto, el destino se hace al andar.

    Terminator 3: Con todo y que es una mierda así de grande, tiene el mejor final después de Terminator 1 "Bombas nucleares arrasando con todo el mundo con una tonada bien destrozadora de esperanzas", o sease, el destino es inevitable, o sea que valió madre que el T-800 se sacrificara al final de la 2.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, los finales son parecidos, me quedo con el de T3.

    Y lo de "el destino se hace al andar" es una canción ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Ah sí? No sé, yo pensé que me estaba saliendo la poesía de forma original.

    ResponderEliminar
  4. estas llevando clases en el CUEC o se me figura carlos? por que podria ser un extraño rumbo para EEyC criticas de cine estilo Jay Sherman pero mas rudo

    ResponderEliminar
  5. De hecho parte de los temas recurrentes en EEyC son las películas y usualmente les toca crítica ruda, pero como somos pobres e ignorantes no siempre se puede (aquí es donde alguien salta y dice "yo quiero escribir con ustedes sobre películas").

    Y no, hace tiempo sí quería entrar al CUEC pero, entre otras razones, dicen que las etapas del examen de admisión están más cabrones que las pruebas para ser parte de la audiencia del programa del Profesor Membrana.

    ResponderEliminar
  6. UUY NO A MI ME GUSTAN LAS DE CHUCKY HASTA LA 3 jajaja bueno esas las veía de niña, Rocky con la 1ra me quedé dormida de lo aburrida q está, Terminator la mejor es la 2 dónde sale el poli malvado y guapetón jejeje ah y tmb la última sólo pq sale mi marido Christian Bale =) de Matrix, si sólo la 1ra pero estoy de acuerdo contigo Lalo, Mónica Bellucci uff que mujer tan bella...

    ResponderEliminar
  7. el animatrix, que vendría siendo una precuela, me parece muy buena y si necesaria, pero en lo demas estoy de acuerdo, como fan loca en lo personal adore rocky IV

    ResponderEliminar