9 sep. 2011

7 Personajes cabrones (Gracias al Botón de Orates).



Todos tenemos ciertos botones, es parte de la personalidad humana. Algunas cosas nos hacen reír como imbéciles por horas, algunas cosas nos excitan sexualmente aunque no estén ni remotamente relacionadas al sexo y sin importar qué tan buenas personas seamos ni que tan agradables y normales nos comportemos durante las actividades cotidianas, siempre hay un botón que nos hace estallar e ir bananas sobre el cráneo del lugar en el que estemos. A este botón se le conoce como el Botón de Orates.

Y cuando se activa, ni siquiera mujeres semidesnudas bastan para ponerte de buenas.

Algunas veces el botón de orates se activa con cosas justificadas como recordarle a alguien a su madre muerta con toda la intención de molestarlo, después de todo a nadie le gusta que se burlen de sus tragedias. En otras ocasiones son cosas tan estúpidas como vender chocolate.


Ya sea por humor o con total seriedad (y a veces de forma horrorizante), la ficción utiliza el botón de orates con bastante regularidad, dándonos ejemplos asombrosos de ira desbordada como:

#7. Gordon – Dodgeball.




Durante la mayor parte de la comedia Dodgeball: A true underdog story, Gordon (y casi todo el equipo del gimnasio Average Joe’s, de hecho) es un completo inútil. Pero él es una clase especial de inútil. A pesar de que fue suya la idea de entrar a un torneo de dodgeball para salvar el gimnasio, es un absoluto impedido para el juego. Tan sólo miren al tipo.


Pueden asegurar que acaba de cagar sus calzones sólo con verlo.

Gordon es tan perdedor que incluso su “esposa” fue ordenada por correo y sus hijos lucen como unos actuales y futuros perdedores tan grandes como él.



Durante un partido de las eliminatorias, sus compañeros de equipo son eliminados hasta que sólo queda el pobre Gordon contra el equipo contrario entero. Entonces dirige su patética mirada a las gradas donde ve a su “esposa” con otro tipo y es cuando libera al dios del dodgeball que lleva dentro.




Su ira es tan incontenible que incluso le da un pelotazo en el cacharro a un negro y eso se considera suicidio en América desde que los negros buena onda de los 80s fueron arrastrados hasta la extinción por los negros pandilleros de los 90s.



Su botón de orates simplemente lo ayuda a convertirse en un astro deportivo, en este caso es un beneficio para el idiota de Gordon. No se convierte en un demente asesino como…

#6. Luke Skywalker – Return of the Jedi.



En casi toda la película Return of the Jedi, Mark Hamill cumple el papel de “Ese tipo al que la cámara continua siguiendo a pesar de que hay personajes más interesantes a su alrededor”.



Luke Skywalker no hace muchas cosas además de “sentir a su padre” de vez en cuando (cosa que suena casi tan perturbadora como cuando Obi-wan usa en la misma oración palabras como “Fuerza”, “rodea” y “penetra”), ponerle huesos en la boca al Rancor y andar por ahí con personajes más interesantes. Después de todo, tiene que controlar sus emociones para evitar convertirse al lado oscuro de la Fuerza.

Algo así como el lado fresco de la almohada, pero todavía más fresco.

Pero entonces, durante el tercer acto de la película, Darth Vader y Luke se enfrentan, Vader amenaza con intentar convertir a Leia, la hermana de Luke, al lado oscuro o de lo contrario matarla y entonces Luke pierde las cabras completamente.



Su botón de orates es tan poderoso que logra someter a Darth Mi-respiración-basta-para-que-te-cagues-de-miedo Vader hasta hacerlo suplicar que se detenga por piedad. Quitarle lo maricón a Luke Skywalker está cabrón, ni siquiera mientras ve a los rebeldes ser masacrados por la flota imperial y el rayo de la Estrella de la Muerte sale de su hippismo pacifísta. Está tan cabrón que sólo Vader puede lograrlo y sólo lo logra después de amenazar a la única familia que le queda a Luke. Y ya que estamos en eso, parece que esta clase de botón de orates corre por la familia Skywalker.



Antes de convertirse en Darth Vader, Anakin masacra a una comunidad entera de gente de la arena (eso es asaltantes Tusken, no árabes), niños incluidos,  porque secuestraron, torturaron y se implica que violaron a su madre. Incluso después de que se convierte al lado oscuro, Vader se pone imbécil porque piensa que Obi-Wan Kenobi puso a Padme en su contra. Y finalmente, el botón de orates de Vader es la única cosa tan poderosa como para lograr terminar su adicción al lado oscuro cuando ve al Emperador a punto de electrocutar a su hijo y decide arrojarlo a través de otro de esos horribles y letales diseños arquitectónicos en los que suele incurrir el imperio una y otra vez.

Apostaría todo mi dinero a que eso lleva directamente al núcleo de la Estrella de la Muerte.

La moraleja de la historia es: Si te gusta estar vivo y conservar todos tus miembros en su lugar, no jodas con la familia Skywalker.

#5. Santino “Sonny” Corleone – The Godfather.


Sonny Corleone es un hijo de puta, después de todo es un mafioso y se apellida Corleone, pero hasta los más grandes hijos de puta del crimen organizado tienen estándares. Sonny es un bastardo que puede ordenar que te ejecuten si le estorbas en sus negocios y puede ser un mujeriego que le es infiel a su esposa con todo lo que tenga un buen par de senos y ni siquiera le importa que ella lo sepa. Es el puto primogénito de Don Vito Corleone, qué le va a hacer? Tiene suerte de que se haya casado con ella en primer lugar.



Pero, al igual que Skywalker, te va a hacer pomada siquiera si piensas, aunque sea involuntariamente, aunque sea por accidente, en hacerle daño a su hermana. Entonces cuando el esposo de su hermana Carlo Rizzi la golpea y Sonny ve los moretones, hasta ella sabe que algo demasiado horrible va a suceder e intenta convencerlo de que fue su propia culpa que se la madrearan. Al principio Sonny se porta como todo un Fonzie de lo más fresco, pero después...


A ningún hombre le gusta que se metan con su hermana, mucho menos que el tipo que debería estarla tratando mejor que nadie le esté entrando a putazos. Pero Sonny no es un Juan de las Pirinolas cualquiera, es el puto casi-jefe de la mafia, al menos de la mafia Corleone. No tiene que ir a romperle la madre personalmente, sólo tiene que enviar a un matón para que lo intimide, aunque claro eso no sería tan satisfactorio.

Y por cierto, qué clase de grandísimo animal es Carlo Rizzi como para andarse madreando a una Corleone? Si no es Sonny es el mismísimo Don Vito el que lo hubiera reducido a un saco de órganos a medio explotar.

O incluso Michael, también es un bastardo en esa otra película de traficantes.

La escena de Sonny volviéndose orate sobre Carlo es tan famosa que Los Simpson la homenajean con un resultado todavía más satisfactorio. Todos quisiéramos encontrarnos a los imbéciles que nos robaron el celular en el camión o algo así y hacerles esto.


Después resulta que ceder ante su botón de orates hace que maten a Sonny, pues en otro movimiento marica Carlo vende a Sonny a otra familia de la mafia y este es acribillado en una caseta. Aunque al final Michael hace que asesinen a Carlo como venganza.



Moraleja de la historia: No jodas con la familia Corleone. O con cualquier mafioso italiano orate.



Y ya que estamos con los mafiosos italianos orates…

#4. Tommy DeVito – Goodfellas.


 
Joe Pesci es un cabrón por naturaleza. Joe Pesci y un bat de baseball pueden lograr todo lo que Dios no logra ni después de rezarle una vida entera y le impregna esta chingonería interminable a Tommy DeVito en Goodfellas. Sin embargo, cuando Tommy pierde el control es más horrible que ver a Snooki en bikini.

AAAH!!! MIS OJOS!!! QUEMEN MIS OJOS!!!

Él en realidad no necesita un botón de orates para volverse orate, sin embargo todos tenemos ese botón y Tommy DeVito no es la excepción.



En un punto de la película Billy Batts, un tipo que sólo podría ser descrito como el hombre más suicida del mundo, ve a Tommy entrar a un bar vestido con un traje impecable y comienza a recordarle sus orígenes humildes como bolero de zapatos. Al principio parece que simplemente está recordándolo como una anécdota cualquiera, pero después es más que obvió que sólo quiere chingar a Tommy. Pero tú no chingas a Tommy, Tommy te chinga a ti, y luego de que su botón de orates se activa… bueno…

Pueden ver el video aquí. (Joe Pesci en acción es tan bueno que Blogger no nos permite ponerlo porque estallaría en mil pedazos)

Incluso si ocurre con la ayuda de Robert DeNiro mientras Ray Liotta se caga encima de sí mismo, la ferocidad en la cara de Tommy es simplemente espeluznante.

Razón por la cual estoy seguro de que esto sólo fue posible en Home Alone utilizando a un doble de riesgo y varios agentes con rifles de dardos tranquilizantes.

 
#3. Jack Bauer – 24.


Jack Bauer es un gigantesco botón de orates andante que estalla a la menor provocación. Incluso si sólo te acercas para pedirle la hora gritará y maldecirá como demente y te meterá 18 balazos en la cara mínimo. La única razón por la que no está refundido en una institución para criminales dementes es que el gobierno le paga para masacrar y gritar y maldecir las 24 horas del día ininterrumpidamente.



Para mantener a raya a la hiena rabiosa que lleva dentro, sólo tienes que decirle dónde está lo que sea que esté buscando; si te niegas a decirle o no lo sabes o te mueres antes de decirle te va a patear hasta reorganizar tu fisiología en formas tan creativas que harían parecer el arte surrealista como lo más normal del mundo (luego te meterá 18 balazos en la cara mínimo), y parece que Bauer siempre está buscando activar su botón de orates porque en todos los capítulos pregunta por lo menos dos veces donde está tal mierda.


 
Jack Bauer es tan un orate que en tan sólo 7 días (y una película como de 45 minutos) mata a 224 imbéciles que no le dijeron donde estaba lo que buscaba.


Sólo puedo imaginar la clase de masacre que desata cada vez que se topa con un libro de Dónde está Wally? por accidente en la sala de espera del dentista.

“DAMMIT!! WHERE IS HE?!! WHERE’S WALLY, DAMMIT?!! DAMMIT!!!”

#2. Forrest Gump – Forrest Gump.


Durante toda la película, Forrest Gump es sencillamente el tipo más simpático del mundo porque su cerebro no procesa correctamente cosas como la violencia, el odio, el racismo, el abuso sexual, la guerra o el futbol americano pero sabe la diferencia entre un barco de camarones y un barco de personas… digo… sabe lo que es el amor. Y su amor es Jenny, por lo que si te atreves a ponerle una mano encima a su chica, tú vas a tener encima a los perros del infierno arrancándote las bolas en lo que te lo cuento.


No saber qué están diciendo porque el video está en alemán o algo así sólo lo hace más horrible.



Hacerle algo a Jenny es garantía de una ronda de falcon puncheo cortesía de los pistones que Gump tiene por brazos. Momentos antes, Forrest le rompe la madre a un tipo que le arroja su trago a Jenny en un club de nudistas porque no se quiere quitar la guitarra de enfrente. Y todavía más temprano en la película, le rompe su cochina madre al novio de Jenny porque los vio de cachondos en su coche y “pensó que la estaba lastimando”.


Sí, qué buena excusa Forrest. Pensaste que la estaba lastimando. Claro.

#1. César – Rise of the Planet of the Apes.


Sé que muchos no han visto esta película pero seamos realistas: En los trailers queda bastante clara la historia, la saga viene desde los 60s y el jodido título es “El Surgimiento del Planeta de los Simios”. Es obvio que todos sabemos que al final los simios se recontraputamadrean a los humanos.



Una vez dicho esto, podemos enfocarnos en César, el líder revolucionario de los changos.



En la primera mitad de la película, César es un chimpancé buen pedo y juguetón, su vida es perfecta. Pero de pronto deja de serlo.

Y la mierda de chango proverbial es lanzada contra el ventilador metafórico.

Luego de haber curado su Alzheimer temporalmente, Charles Rodman, el padre de Will Rodman que a su vez es algo así como el padre humano adoptivo de César… o algo así… bueno… Charles Rodman tiene una recaída alzheimeriana y la caga a lo grande. Entonces su vecino le pierde la paciencia y lo amenaza con llamar a la policía mientras le clava el dedo en el pecho una y otra vez, cosa que aparentemente significa “Voy a patearte el trasero y luego me voy a cagar de risa viendo cómo se te olvida quién te pateo el trasero porque tienes Alzheimer, idiota” en el idioma de chimpanseñales, porque luego de que el vecino tarado lo hace, César se pone… pues… como chango… y le revienta su puta madre.

Otro video tan increíble que tienen que verlo en un link aparte.

Y en ese video cortan la parte donde César le arranca el dedo de una mordida al vato ese. Es un momento pequeño dentro de la película, pero es el catalizador de la revolución simiesca.



Ser un pendejo con los seres queridos de César hace que pierda totalmente el juicio. Una vez que la revolución se desata y están a punto de triunfar, Buck, el gorila amigo de César se lanza contra un helicóptero que está matando simios como moscas y eso sólo puede terminar de una manera: Los helicópteros no están hechos para gorilas. Durante su escape de la ciudad, César reprime inmediatamente cualquier intento de matar humanos, pero tras el valeroso sacrificio de Buck, uno de los sobrevivientes del helicóptero le pide ayuda y entonces César le da la señal a Koba de que haga lo que quiera con el sobreviviente.



Oh, por cierto, este es Koba.

Así que no creo que hubiera muchos abrazos y apapachos involucrados.

Cerca del final de la película, el mismo hijo de puta de Koba ataca a Will (el padre humano adoptivo de César y responsable de hacer más inteligentes a los simios) pero antes de que pueda hacerle daño, César entra en estado orate por unos segundos, lo revuelca en el piso y lo manda a chingar a su madre, ganándose efectivamente a su primer enemigo entre las filas de simios. Y quién más iba a ser su primer enemigo? Digo, vean al bastardo, sólo le hace falta traer un cartel colgado al cuello que diga “Soy malvado”.



Aunque su botón de orates no se active muy a menudo y en realidad no hace tanto daño (de hecho el número de humanos que su ejército mata es menor al número de changos que los humanos matan), uno de los factores que llevaron a los changos a revelarse fue el pinche genio de César.



Además aceptémoslo: Todo es mejor con simios.

Y el botón de orates no es la excepción.

Los simios rockean.



Debido a problemas que la ley nos obliga a ocultar por ser demasiado horribles, Ater Cacrena publicará los viernes a partir de este viernes, por lo menos durante los próximos 6 meses. Ahora podrán leerlo y cagarse de risa segundos antes de irse a embriagar porque es viernes!

Ater Cacrena es algo así como el Editor de Entre Espíritus y Cerdos. Cuando no está obedeciendo las órdenes de objetos inanimados que lo incitan a matar, suele escribir artículos y gritarle en la cara a bebés por horas. Síguelo, recomiéndale temas, ofrécele tu alma o acósalo en su Facebook y en su Twitter.

1 comentario: