16 sep. 2011

Ellos no son el problema: Un artículo para destruir mi reputación.





Me gusta ser el abogado del diablo y defender lo indefendible. No soy uno de esos idiotas que quieren ser diferentes y únicos como un copo de nieve, a mí me gusta ser del montón. Amo el capitalismo, el materialismo y la cultura americana. Apoyé la ideología nazi en mis tiempos de preparatoria siendo que estaba en un ambiente plagado de izquierdosos. Proclamaré cualquier día de la semana que Wikipedia es mejor que cualquier enciclopedia snob porque está abierta a la mutación diaria, está hecha por gente común en vez de un grupo de creídos que ven para abajo al resto de la gente, nada es definitivo y no hay absolutos.



Curiosamente, más de una vez he tenido éxito defendiendo lo indefendible, lo que refuerza mi idea de que no hay nada absoluto en la vida y todo es criticable (el ambientalismo o la defensa de los pueblos indígenas son criticables) y todo es defendible (la religión católica o George W. Bush son defendibles).

Incluso yo creo que es un completo idiota, pero aún así logró ser el hombre más poderoso del mundo por 8 años.


Pero usualmente defiendo cosas que me gustan, lo que hace tremendamente fácil adoptar una postura a favor y armar un caso que tenga lógica y efectividad. Todos podemos defender lo que nos gusta desde nuestra propia perspectiva aunque a los demás no les guste, no?



Hoy, aprovechando que la mayoría de los lectores de EEyC seguirá borracho y que seguramente se volverán a emborrachar de modo que talvez no se vayan a acordar de que este artículo ocurrió, decidí realizar un experimento para demostrar que todo es criticable/defendible sin importar qué tan bueno/horrible sea ese algo; un experimento que bien podría costarme mi reputación como el hombre más asombroso del Internet y sus alrededores: Hoy voy a defender a Rebecca Black, a Justin Bieber, a Stephenie Meyer y a Lady Gaga.



Cthulhu y el Monstruo de Spaghetti Volador me perdonen, pero no puedo defender las cosas en las creo (y que la mayoría odia) con total seguridad si antes no defiendo aquello que yo también odio.



Algún día estaré defendiendo con pasión absoluta algo que el resto de la gente detesta y entonces se detendrán y dirán “Hey, no es ese el tipo que defendió a Justin Bieber a pesar de odiarlo? Es un héroe. Es un héroe. Hagámoslo Presidente de la Tierra.”

Rebecca Black

Rebecca Black apesta más que un vagabundo después de vomitarse encima luego de haber pasado la noche dentro de una cloaca. Digamos que como cantante es mala hasta como panadera. Sus canciones tienen más Autotune que las de la boy band de Bart, Milhouse, Nelson y Rafa, y los baches de la ciudad son más profundos que sus letras. Nada de eso está a discusión. Para poner la mosca encima de la enorme mierda que es su primer video, Friday, Rebecca Black mantiene la tradición de los videos musicales de niños.


Negros. En serio, cuál es el asunto de los negros con los niños, huh??

Miles de parodias y burlas nacieron minutos después de que el mundo notó la existencia de Rebecca Black, rápidamente se desprendieron del video toda una serie de memes y yo me reí de todos y cada uno de ellos.



“Cómo carajos vas a defender esto, Ater?” se preguntan mentalmente. Y lo sé porque puedo leer sus mentes, señoritas. Ahora están pensando “Dios, Ater puede leer mi mente, es tan asombroso. Quisiera que me hiciera suya ahora mismo para que cuando sea Presidente de la Tierra pueda decir ‘Me hizo suya antes de ser Presidente de la Tierra.’”



Rebecca Black no es el problema.



Lo que acabo de hacer hace dos párrafos es exactamente lo mismo que hicieron las millones de personas alrededor del mundo luego de ver el video de Rebecca Black: Decirle a los demás que era una mierda así de grande.



Sí, Rebecca Black es mala cantando. Y eso qué? Rebecca Black apareció ante la vista pública en Youtube, un sitio de videos donde cualquiera puede subir prácticamente cualquier cosa sin importar lo estúpida, horrible o desagradable que sea. Busquen en Youtube y se encontrarán a millones de imbéciles que creen que saben cantar. Cualquiera pudo ignorar el video y ya, pero no, somos una turba iracunda dispuesta a linchar inmediatamente todo lo que nos parezca estúpido porque nosotros somos perfectos.


“Sólo mira tu nariz, Rebecca Black. Te odio.”

El odio hacia Rebecca Black es tan grande que recibió amenazas de muerte por teléfono y tuvo que dejar la escuela porque todos se burlaban de ella. No voy a jugar al santo, seguramente yo también me hubiera burlado de ella, pero odiarla y amenazarla? Por qué? Porque canta mal y puso su video en Youtube? Eso tiene sentido?



Sí, Rebecca Black apesta cantando, pero todos apestamos cuando empezamos a intentar lo que queremos hacer, no? Si en serio les gusta EEyC, hagan un viaje en el tiempo hacia nuestros primeros artículos o hacia mis textos previos y verán como los escritos se van jorobando y teniendo escamas y babeando y escurriendo cosas horribles por todos lados porque apestaba cuando empece a escribir. Es increíblemente raro encontrar a alguien que desde el primer intento sea maravilloso en lo que hace. Entonces por qué nos dedicamos a linchar a una pobre chica cuyo sueño es ser cantante y que se arriesgó a dar el primer paso y se arriesgó a darlo públicamente?



Ni siquiera fue como si alguien pensara “Vaya, esta chica tiene talento, vamos a firmar un contrato, hacerle un video y volverla famosa!” No. Su madre tuvo que pagar $4000 dólares para que una empresa dedicada a “descubrir” nuevos talentos le produjera el video. Nadie creyó que tuviera lo que hacía falta para ser un hit, simplemente tenía $4000. Y no, no se volvió famosa, su video apareció en el jodido Youtube, donde cualquiera pone lo que quiera.




“Pero eso no cambia el hecho de que su canción sea horrible”, de nuevo leo en sus mentes. El asunto es que no es su canción, es la canción de ARK Music Factory, la empresa que produjo su video. Ellos fueron los que escribieron esa horrible, estúpida y nada profunda letra a través de un proceso creativo que más o menos fue así:



Rebecca Black es una niña, y qué clase de cosas puede hacer una niña? Pues… no sé… ir a la escuela… a los niños les gustan los viernes porque van a dejar de ir a la escuela por 2 días, no? Eso es! Una canción del viernes! Y que se llame Viernes! Y que hable de lo que Rebecca hace desde que se despierta hasta que termina la fiesta un viernes. Ve y pregúntale qué hizo este viernes y exactamente lo que te diga es lo que usaremos como letra, al fin que ya nos depositaron los $4000.



Tan melodramático como suene, Rebecca Black simplemente fue una víctima de una empresa poco creativa que sólo quería sus $4000. Pero ahora es una celebridad que canta en televisión, aparece con Jay Leno, dirige premiaciones de Mtv y sale en los videos de Katy Perry  y cantan a dueto durante sus conciertos. Por qué? Porque fuimos tan estúpidos como para no cerrar el hocico ante una mala cantante.

En la imagen: Todos nosotros.

En vez de dejarle un comentario en su video diciéndole “Honestamente no cantas nada bien, es más, no cantas. Pero si es tu sueño, síguelo, sigue practicando, talvez un día seas una buena cantante, sólo necesitas esforzarte”, decidimos decirle a todos los que conocíamos “Ya viste este video??? Es una mierda!!! HAHAHAHAAAA!!!!” logrando que su video tuviera millones de visitas en menos de un mes y atrajera la atención de los medios de todo el mundo, convirtiéndola en una celebridad. En vez de dejarlo pasar como la estupidez sin importancia que es, la odiamos. La odiamos por ser basura, la odiamos por arriesgarse a hacer un video aunque no sepa cantar, la odiamos por poner su video en Youtube.



Y nos conozco, sé cómo somos las personas, va a haber más Rebeccas Blacks en los próximos meses.


Twilight.

El sucesor de Harry Potter como “el libro más popular y más odiado de los últimos tiempos, sólo que peor”. Básicamente es una historia de amor, pero es una historia de amor ridícula. Y como historias de amor ridículas hay muchas, pues qué mejor manera de hacerla interesante que metiendo vampiros y hombres lobo que no se ponen su playera? Pero no conforme con eso, Twilight se caga en todo lo que son los vampiros al hacerlos comer sangre de animales (el equivalente vegetariano de los vampiros, y de hecho ellos se hacen llamar vegetarianos aunque eso no tenga ningún sentido) y hacerlos centellear como la capa de Liberace cuando los toca la luz solar en vez de que exploten en llamas, sólo para que simpaticemos más con ellos y sea más probable que puedan amar a una mortal.

Sin importar lo drogadicta que se vea dicha mortal.

Es evidente que Stephenie Meyer está escribiendo su propia pornografía, que fantasea con que un vampiro y un hombre lobo se enamoren de ella y se peleen por su amor. Yo adoraría que una Súcubo y Kate Beckinsale llevaran a cabo una pelea en lodo y el trofeo fuera yo, pueden culparla por escribir una historia de lo que le gustaría que le pasara?

Twilight no es el problema.

De hecho, y aunque esto le venga como balde de agua helada a todos esos góticos ahí afuera, el problema viene desde que un tipo decidió escribir una novela sobre un vampiro que se quería mudar a Inglaterra. Seguramente han escuchado algo sobre este tipo, se llama BRAM STOKER, y fue el hombre que arrojó por la pendiente la bola de nieve de los vampiros, arruinándolos para siempre al escribir su novela Dracula.



No fue tan descarado, por supuesto. De hecho en su novela el vampiro es bastante monstruoso, sin embargo los mitos vampíricos son diferentes al vampiro que Bram Stoker describió. Los vampiros en prácticamente todas las historias pertenecientes al folklore de prácticamente todo el mundo son monstruos. No monstruos tipo Hitler que son gente malvada pero siguen siendo gente, sino literalmente monstruos. 



En la antigua Grecia tenían seres vampíricos femeninos como las empusas, las mormolykeias y las lamias, que se “disfrazaban” como mujeres hermosas para seducir a los hombres y después no sólo beber su sangre sino tragarse su carne, pero en realidad algunas tenían colas de serpiente por piernas, otras tenían fuego en vez de cabello y algunas tenían una pata de bronce y la otra de burro.

No es que después de ser seducidos les importara mucho a las víctimas.

En India tienen a los vetalas, espectros hostiles que toman posesión de los cadáveres de humanos para fastidiar a la gente pero que usualmente viven en árboles en sitios de cremación y cementerios y beben sangre porque los humanos se la dan como sacrificio para mantenerlos contentos. Son espectros de personas, pero ya no son personas, son espectros.



Mierda, los vampiros son tan variados que en Madagascar tienen una chingadera llamada ramanga que además de beber sangre se alimenta de los pedacitos de uña que quedan luego de que los nobles se las cortan.


“Te voy a comer las uñas que te cortes! Muajajajaaaaa!!”

Muchos de los vampiros folkloricos no eran humanos ni convertían en vampiros a los humanos. Lo que Bram Stoker hizo fue tomar únicamente los elementos de los vampiros europeos. Y sólo tomó los que le convenían a su historia. Y otras tantas cosas se las inventó.



Con el paso del tiempo las características que Stoker le dio a su vampiro fueron transpirando hacia la cultura popular, hasta que finalmente se convirtieron en la norma y se oficializaron. Con el paso de más tiempo nuevas cosas se agregaron.



Los vampiros estallan o se mueren o lo que sea con la luz del sol cierto? Después de todo son criaturas de la noche, no? No, todo comenzó con la película de Murnau, Nosferatu, ya que por motivos de dinero y como nadie le había dado permiso de adaptar al cine la historia de Dracula, tuvo que cambiar algunas cosas y matar al conde de forma sencilla pero creativa. Los vampiros son seductores no? No, los vampiros son monstruos, son seres salvajes y temibles. Son depredadores y nosotros sus presas. Han visto a algún león seducir a una cebra para comérsela? No, verdad? Entonces por qué el vampiro seduciría a sus víctimas? Para el vampiro los humanos son comida, ustedes no seducen a su comida verdad?


Verdad?

Lo que actualmente conocemos como vampiros, tiene poco o nada que ver con lo que antiguamente era un vampiro y todo comenzó con Bram Stoker.

“Al carajo con todo eso, incluso si el vampiro de Stoker no es como eran los vampiros folklóricos, su libro es una chingonería, es un clásico, vato. Un jodido clásico! Literatura de verdad, ese! Literatura!”

No realmente.

Cuando fue publicada, la novela tuvo una recepción mezclada. Algunos críticos y lectores de la época victoriana admiraban la obra por tal o cuál motivo. El resto la detestaba, la consideraban lectura mediocre y de mal gusto y se burlaban del escritorsete que era Bram Stoker. Eso les suena familiar? Debería, porque es lo que le sucede a Twilight y a Stephenie Meyer a escala.


Buena o mala escritora? El tiempo será el juez. Pero sí, es mala.

Fue mucho tiempo después que la gente dejó de ser tan santurrona y empezó a interesarse por cosas como los vampiros sin tirar de loco pervertido al que leyera o escribiera sobre eso que se empezó a apreciar la novela de Bram Stoker y alcanzó el grado de clásico literario que posee hoy.

Stephenie Meyer simplemente hizo lo que Bram Stoker en su momento: Tomar los elementos del vampiro popular, tomar sólo los elementos que le sirvieran a su historia e inventarse todo lo demás, sólo que ella ya retomó a los vampiros luego de que toda la degeneración vampírica tuviera lugar.

Y seamos honestos, no nos molesta lo estúpido que sea el libro, nos molesta lo estúpidos que son sus vampiros. Si no tuviera vampiros no sólo no nos molestaría, ni nos interesaría. Sería otra de esas cosas que las mujeres hacen en la cocina que a los hombres no nos importan porque estamos demasiado ocupados bebiendo cerveza y arrancando la carne directamente del hueso de una pata de res.

“Sí mi amor, Twilight es un libro muy interesante, cuéntame más de él.”

No digo que se comparen, no digo que sean de la misma calidad pero tampoco voy a adoptar esa postura snob y absolutamente pendeja de “lo que se hacía antes y en mis tiempos era de calidad, ahora sólo se hacen porquerías para estúpidos y retrasados”. Sólo estoy diciendo que si el mundo se rigiera por los valores y estándares victorianos hoy en día, Dracula de Bram Stoker sería una porquería para adolescentes inmaduros que no tienen claro que deben ser hombres de bien.



Así que quién sabe, talvez la sociedad estructure sus valores y estándares de tal modo que Twilight se convierta en un clásico literario.

Justin Bieber.

Justin Bieber es el epítome de todo lo que está mal en nuestra cultura hoy en día. Punto.

Justin Bieber no es el problema.

Primero que nada, déjenme decirles algo sobre Bieber que seguramente no saben. Yo no lo sabía hasta que hice mi investigación sobre él para este artículo: Justin Bieber sabe tocar piano, guitarra, batería y trompeta. Tocar un instrumento es bastante admirable, pero el mocoso toca 4. Saben qué es todavía más admirable? El mocoso aprendió a tocar esos 4 instrumentos por sí solo. Levante la mano el que sepa tocar un instrumento y de esos 4 o 5 que levantaron la mano, manténganla levantada los que nunca en la vida tomaron ni una sola clase para saber cómo carajos tocar ese instrumento.

Ajá, eso suponía.

Estamos tan ocupados odiando a Justin Bieber que no nos damos cuenta de que es una de esas personas que deberíamos admirar aunque sea un poquito.



“Pero su música apesta, canta como niña y cree que ya es un adulto y sus canciones hablan de amor y la chingada; al idiota ni siquiera le ha llegado la pubertad y ya cree que sabe lo que es el amor.”



Hagamos un viaje a su infancia, a la de cada uno de ustedes. Cuándo fue la primera vez que se sintieron raros respecto a alguien del sexo opuesto (o del mismo sexo, vivimos tiempos muy diferentes)? Cuándo fue la primera vez que sintieron atracción por una carcajada, una sonrisa, el olor del cabello, los ojos o la nariz de otra persona? Lo más probable es que fuera por ahí de los últimos años de primaria.

“Awww… míralos, no tienen ni idea de lo que hacen, qué idiotas”

Y en la secundaria, cuando les explotaron las hormonas, estaban enamorándose de todo el que fuera lo suficientemente rebelde como para hacerle una cortada a los costados de la parte baja de su pantalón o nunca se pusiera el chaleco de su uniforme (si son mujeres) y estaban como perros detrás de alguna de las viejas de la escolta (si son hombres). Cuántas veces se enamoraron en la secundaria? Y sabían lo que era el amor? Cómo sabían que estaban enamorados? Seguramente no lo estaban, pero lo creían y no les importaba, para ustedes era amor verdadero, intenso e inigualable.



Justin Bieber es igual, puede no tener ni idea de qué es el verdadero amor, pero eso no quiere decir que a su edad no sea capaz de sentirse atraído física y emocionalmente por otra persona. Además, las canciones se las impone la industria, es lo que vende. Es lo que vende ese género.

“Pues qué pinches vendidos, sólo les interesa hacer dinero”

Han escuchado canciones o visto videos de Usher o de Chris Brown? Porque ellos son parte del género musical que Bieber canta y hablan de los mismos temas, prácticamente de la misma forma. Y eso es porque así es el género. No es que el género sea poco original y estén tan idiotas que no pueden cantar de otra cosa. La variante de metalosos que se ponen maquillaje de pandita cantan de drogas, de calaveras, del odio que sienten por el establishment y la opresión social o sepa dios, hay mucha furia rondando por el metal. El blues trata sobre las penas, sobre la mujer que lo dejó y cuánto la extraña mientras se ahoga en alcohol. Cada género tiene sus temas comunes. Sí, pueden cantar sobre otras cosas de vez en cuando, pero los temas recurrentes ahí están. Y eso no los hace géneros basura.



Ahora, háganme un favor y escuchen a esta tipa.


Claramente está tarada no? Metallica tiene canciones como Nothing Else Matters, una canción de amor. Obviamente no sabe de lo que está hablando, es simplemente una fanática defendiendo su “música” de mierda… Ahora escuchen esto.


Saben a qué suena eso? A LA TIPA DEL PRIMER VIDEO. Y así nos escuchamos todos cada vez que decimos que Bieber es mierda y que no hace música.



Hace no mucho tuve una novia a la que le encantaba la música, amaba la música clásica, el rock, el metal, se volvía loca con las guitarras, etc. Tenía buen gusto y era buen gusto porque era un gusto afín a mi gusto. PERO, cuidado si eras un imbécil al que le gustara alguna porquería que a ella no le gustara porque empezaba a vomitar por todo el lugar cuánto apestaba tu artista, la mierda asquerosa que era, lo patético que eras por gustarte eso… no estoy seguro de que se lo vomitara en la cara a los idiotas, pero yo era su novio, así que tenía que escucharla quejarse al respecto, era mi trabajo como novio.

“Sí mi amor, es un idiota, cuéntame más.”

Mi punto es: Metallica es mierda sólo porque a ti no te gusta, niñita fan de Bieber? Bien, tienes todo el derecho a pensar eso, porque nosotros te hemos dado el derecho a llamarle mierda a nuestra música cuando le llamamos mierda a tu música.



Por qué no simplemente nos callamos todos, huh? Es un mundo libre y puedes opinar lo que quieras de quien quieras… pero también es un mundo libre donde la gente puede escuchar a Metallica o a Justin Bieber sin tener que aguantar a una panda de imbéciles que te digan que lo que escuchas es mierda.



Sólo porque algo no te gusta, no quiere decir que sea una porquería, simplemente es algo que no te gusta. Los adultos que “sabían de buena música” odiaban a The Beatles en su tiempo por ser unos pinches hippies que no se podían peinar como la gente decente. Adivinen qué? Ahora es considerada una de las bandas más grandes del mundo. Y aún así hay gente a la que no le gusta su música, como yo.



Deja de ser un maldito snob de la música y sentir que sólo lo que tú escuchas puede llamarse música y lo demás no y que tú eres magnifico y bien chingonsito por escuchar tal música y cualquiera que no la aprecia y escucha otro género tiene Down.

Lady Gaga.

Lady Gaga es un caso especial. Haciendo uso de la poca honestidad que queda en mi ser, puedo decir que… en realidad no es mala cantante.


Por supuesto no es la mejor, pero mala no es y sus canciones, en general, no son molestas y desagradables para mí como las de Justin Bieber, Katy Perry o Nicki Minaj. De hecho más de una vez me he encontrado a mí mismo tarareando sus canciones sin saber que son de ella hasta que el locutor de la estación comienza a gritar como si hubiera consumido meth “Y ESA FUE LADY GAGA!! LADY GAGAAA!! ASÍ ES ATER!! ESTABAS DISFRUTANDO UNA CANCIÓN DE LADY GAGA!! GAGAAA!!!!”



Entonces cuál es el problema? El problema es que la carrera de Lady Gaga no se centra en su música, sino en llamar la atención como sea menos cantando. Todos estamos al tanto de la infinidad de vestidos raros que ha usado en situaciones en las que no tiene por qué estar usando un vestido raro, así que no tiene caso que lo mencione.

Algunas veces simplemente no hay situaciones concebibles para los vestidos que usa.

Lady Gaga es una tipa que llama la atención haciendo cosas raras y la odiamos por eso.

Lady Gaga no es el problema.

Las únicas razones por las que Stefani Joanne Angelina Germanotta, a.k.a. Lady Gaga, es tan rara es porque 1.- Le gusta ser rara y llamar la atención 2.- Es lo único que llama nuestra atención como público.



No odiamos a Lady Gaga porque sea mala cantante como Rebecca Black, no la odiamos porque sea una niña con cara de homosexual como Justin Bieber y no la odiamos porque le haya puesto en la madre a los vampiros como Stephenie Meyer. La odiamos porque se pone a hacer cosas absolutamente raras con tal de llamar la atención. Pero el asunto es que eso es lo que nosotros consumimos, eso es lo que a nosotros nos gusta.



Vivimos en una época en la que si algo no nos provoca una reacción inmediata, sea de furia, sea de alegría o sea de lo que sea, simplemente damos click a un botón y podemos ver lo que sigue de forma inmediata. Lady Gaga solamente hace lo que nosotros como público forzamos a los artistas a hacer con tal de no cambiar de página web en un nanosegundo, con tal de no extinguirse antes de ser conocidos.



No me he metido en muchas discusiones sobre Lady Gaga, pero una de las cosas que siempre sale a flote es “Es que vela, está horrible la pinche vieja”, y la mayoría de esos comentarios vienen de gente que se queja de que vivimos en una sociedad superficial. Recuerdan a Paul Potts y a Susan Boyle? Ellos eran dos personas comunes y corrientes de Inglaterra que sorprendieron al mundo entero porque podían cantar majestuosamente, a pesar de que eran feos.

“A ver, déjame ver si entendí… estás diciendo que canta bien… pero es fea? Eso no tiene sentido! Digo, como puede alguien que canta bien ser feo?”

Nos pareció absolutamente increíble que estas personas salidas del mundo de los mortales tuvieran tal talento vocal a pesar de ser físicamente horribles, a pesar de tener trabajos de 7 a 5 como cualquier persona. Lady Gaga sabe esto, Lady Gaga sabe que para los simples mortales es absolutamente imposible creer que los simples mortales podemos sobresalir; ella sabe que no es la mejor cantante, que no vino a romper esquemas musicales… no es mala, pero no es la vanguardia… así que lo mejor que puede hacer para no perderse en la marejada de músicos negros que Mtv produce semanalmente, es ser un adefesio, hacer cosas tan anormales y ridículas que nos hagan pensar “Oh vaya, mira nadamás a la ridícula de Lady Gaga, mírala y no dejes de mirarla porque es una rara, a ver qué hace ahora.”



La culpa es nuestra. Nosotros creamos a Lady Gaga. Todos nosotros. Si fuéramos menos estúpidos y menos criticones, Lady Gaga no tendría que usar vestidos de carne para ser escuchada, simplemente tendría que sentarse frente a su piano y tocar.



Por supuesto, Lady Gaga disfruta de ser rara, así que tarde o temprano comenzaría a ser rara, a mostrar su esencia anormal en el escenario, pero a nosotros no nos importaría, no nos molestaría porque estaríamos prestando atención a su música y no al vestido raro que trajera puesto.

En realidad no es culpa de ninguna de estas personas que se hayan vuelto tan populares, tampoco es culpa de su base de fans. A final de cuentas es culpa de todos los que estamos en contra de ellos que han llegado a alcanzar tal fama.

Nosotros somos el Doctor Victor Frankenstein y ellos son nuestras creaciones horrorosas, quienes después de crecer más allá de nuestro poder por nuestra propia estupidez, se  vuelven en nuestra contra y nos atormentan porque no comprendimos lo que hacíamos antes de que fuera demasiado tarde, cuando lo único que ellos querían era reunir suficientes semillas para el invierno mientras la cigarra cantaba y no trabajaba y construían una casa de ladrillo lo suficientemente fuerte para que el lobo feroz no la derribara soplando y soplando. O una mierda así, no estoy seguro, estoy demasiado ebrio para saber realmente cuál era el chiste de todo esto.

El punto es que no me podrán negar que cuando Eric Cartman canta Poker Face es la pura buena onda, lo que demuestra que en realidad el material producido no es malo y sólo nos estamos enfocando en estupideces sin sentido.



Estoy avergonzado de mí mismo y me siento sucio. Pero ahora puedo ser Presidente de la Tierra. Yay!

2 comentarios:

  1. No mams!! el meme de la morra que sale en el vídeo de RB no tiene madre!! el pinche acordeón!!

    ResponderEliminar
  2. haters gonna hate, eso y el respeto al derecho ajeno

    ResponderEliminar