16 nov. 2011

Cuando terminar tu serie sin quedar como un completo idiota.


Alguna vez, una persona no muy brillante a quien tengo la desgracia y fortuna de conocer (puesto que su idiotez es bastante útil cuando hay silencios incómodos) le preguntaron su opinión sobre la comunicación, entonces dijo: “la comunicación es como un árbol”. Después de eso, se vio impedido a explicar su metáfora hasta que se ganó laburla de todos los ahí presentes.

Menciono el incidente de la metáfora de Sammy (imagínense que tan tarado está que le queda justo ese apodo) porque hoy usaré una metáfora que puede parecer igual de idiota para describir el planteamiento del artículo: ¿cuándo es el momento justo para detener una serie de televisión? Pues bien, yo considero que una serie de televisión es como un hijo que engorda incontrolablemente con el correr de los años.



Así como lo oyen, un niño obeso es cualquier serie independientemente del género, vámonos por pasos:

1.-Antes de concebir a tu niño regordete tienes que convencer a alguien de que te deje hacerlo, en este caso cojerte a alguien, en el caso de las series, a un productor (aunque ahí el que coje es el productor y el escritor necesita dejarse coger para disfrutar de su retoño sin demasiados cambios).

2.-Ya hiciste una horchata monumental con alguna casa productora y tienes los millones necesarios para darle de tragar al niño, entonces haces toda la producción y postproducción, puesto que nadie (o casi nadie) se queja en ese proceso o de lo contrario no te habrían financiado.

3.-El niño sale gordo y simpático al aire. Si la serie es cómica, el niño regordete hará reír a muchas personas con cada pedo que se eche; si es una serie dramática el niño llorará y llorará para que al final solo fuera un pedo atorado la causa de todos sus males (y considerémonos jodidos si es un niño: gordo, dramático, pedorro Y FRANCÉS); si la serie es de terror el niño se la pasará cagando todo el día semejantes monstruos que parecerán la raíz que quería ser humana del Laberinto del Fauno…pero en versión caca. 

¿Qué es terror? Ver a esta aberración color marrón aferrándose a tu excusado y diciéndote: -¡Padre, dame piernas!

4.-Todos contentos (menos los plomeros) con el niño durante el primer año, se oyen exclamaciones de “ternuritaaaa” por todos lados. Empieza a ganar peso.

5.-Está un tanto gordo pero es normal, es parte del crecimiento, la gente viene a ver a tu obeso vástago (lo que equivale en mi perturbada mente al rating); entonces empiezas a darle más galletas de las que el doctor recomienda (entiéndase como escritores, supervisores, etc.), el niño empieza a tener arrugas de obesidad que lo equiparan a cualquier perro sharpei…

…y todos aman a los sharpei ¿no?

6.-Todos en la colonia saben que eres el flamante padre de aquel niño obeso cuyas arrugas y diabetes temprana lucen tiernas, te siguen visitando en multitudes cada vez más elevadas.

7.-Llega un punto en que tu obeso hijo deja de ser visitado porque está pasando de la obesidad a la “Jabbathehuttidad”. Entonces, tienes que volverlo al tierno estado de hombre Michelín y para ello necesitas ejercitarlo un poco (entiéndase como recomponer el guión) pero no lo haces, y peor aún, lo sigues alimentando hasta que se hace una increíble masa de grasa humana que haría orinarse en los pantalones a 800 zumos japoneses juntos. Entonces pasa de lo grotesco a lo ridículamente grotesco.

8.-Estás desesperado porque a todos les da asco tu hijo y ya nadie lo quiere (y por ende no te quieren), entonces lo pones a bailar como idiota y hacer cualquier ridiculez con tal de que las personas vuelvan a ponerte atención.

9.-Tu hijo explota y la grasa llena tus pulmones de un contenido tan asqueroso que hasta los forenses se mueren de un pedo que sueltas cuando te examinan en la plancha.

10.-Pasas a la historia como “aquel tipo que arruinó aquella serie” o como “el idiota que le puso pezones a Batman”.

A continuación, tres casos bastante ilustrativos:

-Smallville


Debería poner una imagen de Smallville, pero ¿a nadie le importa o sí?

¿Superman adolescente?... ¿De qué iría la trama, acaso tiene que lidiar contra un superbarro que llena de pus kriptoniana a todo el maldito condado? Sin importar que tan ridícula fuera la idea, alguien autorizó la producción de la primera temporada, a la que siguieron otras 9 (¡¡9!!). 

De manera increíble empezaron a expandir la etapa puberta de Clark Kent en Smallville en la que solamente se da cuenta de que es un maldito mariano hasta que se larga a Metrópolis a romper madres. Y YA, eso es todo lo que pasa en el periodo de tiempo que se ubica la serie. Y lo recuerdo porque el otrora columnista de EEyC, Slaughter Kraken, casi moría de un infarto con la más leve alteración al comic que hacían los guionistas.

Y del puro coraje, Slaughter le cambiaba a Drake y Josh.

No es broma.

Y es que los corajes de Slaughter eran justificados al ver que Smallville tenía niveles de radiación más altos que Hiroshima y Chernobyl en un festival de chinos; de manera que cualquier pendejo que vivía cerca de un remanente de meteorito, comía accidentalmente, fumaban marihuana extraterrestre o se cogía a una roca intergaláctica desarrollaba poderes especiales para que Clark preparatoriano le rompiera la madre. Esto durante las primeras temporadas porque después empezaron a meter a cuanto personaje de DC susceptible de ser ridiculizado encontraban.

Y en las temporadas finales pasa lo que siempre pasa en las series de este tipo: ya todos le dieron por Detroit a todos, se murieron dos veces y resucitaron al tercer día, se casaron, divorciaron, o lo que sea. De manera que uno no podía retomar el hilo de la historia.

-Dr. House



Lo he dicho varias veces y en todas he apelado por el perdón (aun sin tener que pedirlo), cuando sostengo que las series televisivas basadas en la vida cotidiana o laboral de los doctores son las más irreales de todas. Y es que, ¡qué tan emocionante o lleno de adrenalina puede ser trabajar en un hospital! Solamente lo veo desde el punto de vista de que vidas dependen de una persona con bata, y eso lo hace todavía más aburrido y es la razón por la que todos los doctores (entre ellos Slaugther, quien una vez que dejó de ver Drake y Josh se unió al gremio de la medicina con la esperanza de convertirse en Patch Adams metalero) se pasan 9 o más años de su juventud encerrados en bibliotecas, residencias, haciendo prácticas y diseccionando teporochos.

Todo en aras de que no lleguen a matar pendejos a diestra y siniestra en los quirófanos, y si somos realistas en el aspecto de lo controlada, metódica (aburrido) y seria que debe ser la profesión; un tipo arrogante, sarcástico y aparentemente más enfermo que los pacientes solo tendría cabida en un hospital psiquiátrico. 

Pero la fórmula de los hospitales parece funcionar bastante bien y fácil puedo contar seis o siete malditas series relacionadas al tema: House, ER, Bones…bueno, no tan fácil…el chiste es que si hay un chingo.

Increible pero hay 8 temporadas de House en las que se ha peleado con los administradores del hospital, relacionado casos médicos con contacto alienígena, resuelto más conflictos familiares que los que Jerry Springer ha resuelto con peleas de enanos, cogido con su jefa, se ha convertido en adicto a las drogas (lo cual no es bastante ético de parte de un doctor) y no sé qué tanta chingadera.

Mi teoría es que para la novena temporada, cabe mencionar que en la actual temporada House está en la cárcel (WTF!!), mandarán al doctor a resolver casos en el espacio exterior:

-Houston…it wasn´t lupus…it was a motherfucking death ray!



-Two and a Half Men



Tendría mucho que decir sobre Two and a Half Men, pero el tema y el conflicto de Charlie Sheen vs. Chuck Lorre ya fue tratado con anterioridad por Ater en el artículo en el que algún ágil mental entendió y no la ironía y el objetivo de aquella publicación, pueden checarla aquí.

Pero ahora que se estrena la novena temporada de la serie, en la que Ashton Kutcher sustituye a Charle Sheen, y precisamente hoy escuché opiniones divergentes respecto a la serie. Alguien estaba a favor del cambio pero aun así argumentó que el personaje de Kutcher es casi casi el mismo que en That 70’s Show; la otra opinión era respecto a que esta serie no aporta nada puesto que solo se trataba de ver a un tipo desmadroso de cuarenta años bebiendo y cogiendo...qué básicamente es la vida diaria de Sheen, por así decirlo, al tipo le pagaban millones de dólares por ira grabar un día en su vida cotidiana.

Lo cual hace a Sheen el tipo con el trabajo más chingón del mundo…

-Tetas…buaaaaaaahhhhgggggg…

Quise decir: …el tipo con el segundo mejor trabajo del mundo, después de, Hugh Hefner.

Volviendo a la serie, el primer capítulo de la novena temporada inicia en el funeral de Charlie Harper, donde los asistentes parecen prestarle una nula atención a la muerte del tipo y concentrarse en temas banales como el precio de la casa de Harper en Malibú (la cual está a la venta). Con uno que otro dialogo medio ardido por parte de Lorre hacía Sheen.

Pero lo que yo consideré una bajeza por parte de los guionistas fue el introducir de manera muy forzada los cameos de personajes franquicia de Warner, así como el patético artificio, y que debe ser la última opción en el “Manual Pepito para guionistas”, que fue el tener que sacar a Kutcher desnudo para conseguir que la audiencia se quedara para el segundo capítulo. En el cual casi no cambia nada del personaje de Sheen, pues Walden (Kutcher) es también adinerado, tiene también suerte con las mujeres y siempre acaba cogiendo en lugar de Alan, es decir…pan con lo mismo.

Lo peor de esta serie, y lo mejor a la vez, es que Family Guy resume las  nueve temporadas en 15 malditos segundos:


-Héroes


¿Héroes?...Mmmm, la primera temporada tenía lógica, la segunda ya no tanta, además de que cambiaron a varios actores…y la tercera fue un asco, afortunadamente ahí si se dieron cuenta de que habían echado a perder el proyecto y se detuvieron antes de seguir despilfarrando dinero.

¡Que a final de cuentas, a quien chingados le importa!

[...]

La mera verdad les iba a poner más sobre Héroes pero me dio hueva, y también iba a escribir algo sobre Los Simpson, pero platicando con el editor de EEyC concluí que Los Simpson es un asunto aparte y por habernos criado desde nuestras infancias se merece un artículo aparte, algo así como “Roma: auge y caída” pero en versión amarilla.

El que las ideas fallen a la mera hora se debe, y me disculpo, a que no escribo esto de corrido y mis otras ocupaciones (mi taller de repujado y sacarme los mocos) me hacen suspender la labor de escritura para concentrarme en temas aburridos de la comunicación (a quien chingados le interesa eso!!).

Además, tengo la sospecha de que la CIA y la INTERPOL han interceptado mis mensajes de Facebook y Twitter ¡¡la seguridad nacional de EU y la economía mundial dependen de lo que yo suba a mi pinche muro!!

No estoy seguro de que este sitio sea seguro, es decir, MiZ KonTeN2 En FeiZBuK Xon De KoNfIDeNcIaLiDaD MatzImA Miwisss…los kiero mil, y X Si La ZiA Me EnKuEnTrA, ZpErO k UsTeDeZ PrIMIxXXX Me BuZkeN aquí y aquí.

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser más famoso en España que en tu casa? Es sencillo, sólo envía un correo a carlosawyer@gmail.com en el que incluyas un artículo con el formato que usamos en el blog (o sea párrafos graciosos separados por imágenes graciosas) diciéndonos las 5 razones por las que deberías ser escritor de EEyC ¡ Estamos desesperados y sólo TÚ puedes salvarnos!

7 comentarios:

  1. Hahaha en Seminario escribes "sensura" y aquí escribes "cojer" hahaha es con g!!

    Imaginate que se te revuelvan la j y la g en otras palabras y escribas cajón con g...

    Y respecto a Two and a Half Men, el chiste de esa serie era la relación de familia entre Charlie y Alan, el que uno fuera un aprovechado culo-apretado pero perdedor y el otro un cerdo despreocupado pero triunfador. Funcionaba y era natural porque Charlie Sheen es así en la vida real, nadamás cambiaban el apellido falso "Sheen" por el apellido falso "Harper".

    Pero Ashton Kutcher qué? Ese vato nomás no llena el papel de "cerdo depravado adicto al sexo, bebedor y fiestero triunfador" que debía ser la contraparte de Alan y que le hace falta al programa. Por lo que sucedió en el primer capítulo y los avances del segundo, coge casi que por accidente. No se gana a las viejas por ser un chingón, se las gana porque es Ashton Kutcher pero es tan idiota que no se da cuenta que es Ashton Kutcher así que no explota esa ventaja intencionalmente como hacía Charlie Harper.

    Ya no hay un hombre con el que los hombres se identifiquen por el deseo de emularlo e imitarlo. Es como si en Mike & Molly (también de Chuck Lorre) sustituyeran a los protagonistas gordos por actores flacos. Ya no es una serie sobre gordos para gordos, los gordos ya no se sentirían identificados. Pierde el sentido totalmente y entonces ya para qué chingados sigues haciendo la serie?

    (Y ese fue mi lado fanático de Charlie Sheen. Gracias y buenas noches.)

    ResponderEliminar
  2. VERGA! No encripté mi información! Me va a agarrar La CIA!

    ResponderEliminar
  3. Yo simplemente soy fan de dr. House, vi un tiempo héroes pero le perdí la pista.

    No veo muchas series, mi vida es muy triste también.

    ResponderEliminar
  4. Unas dudas:
    el tal Sammy se volvió "laburla" o la burla??
    y el Clark era "mariano" o marciano????

    o no vi bien la serie??

    XD

    ResponderEliminar
  5. Era mariano porque venía de Mare.

    ResponderEliminar
  6. Se me fue el dedo con varios errores, pero ustedes entienden el punto. Gracias por sus anotaciones, ya apretaré F7 más seguido.

    Que delicaditos ¬¬!!

    ResponderEliminar
  7. muy chido es articulo, cagado eso si, como deve de ser

    ResponderEliminar