2 nov. 2011

De traumas y calaveras…o viceversa.


Para no dejar pasar la oportunidad de recibir visitas amparándonos bajo la celebración del Día de Muertos hoy desquitaré uno de mis traumas recientes subiendo una calavera que hice en días pasados, y digo lo de las visitas porque con su apoyo (y el de todas las imágenes que de Google los traen a EEyC) acabamos de romperle la madre a esa maldita cifra de 18,878 para llegar a la increíble y TELETONESCA cantidad de 20,444 visitas… ¡¿por qué?!...simplemente porque (cambienle a "we"):




Esa es la buena noticia.

La mala noticia (solo para mí) y de la cual se genera el contenido de hoy, es que los putetes organizadores de un concurso de calaveras literarias en la UNAM, específicamente en la FES Acatlán, prefirieron premiar a quienes les lamieron los huevos en cada verso, en lugar de premiar, ya no digamos a mí, sino a todos los participantes que nos enfocamos en hablar chusco sobre la muerte y la celebración del 2 de noviembre, que a final de cuentas y en principio de, ¡¡ES EL MALDITO PUNTO ESCENCIAL DE UNA CALAVERA LITERARIA!!!

Así que para todos ellos y para los funcionarios, estudiantes o quienes quiera que les hayan hecho una mamada de proporciones bíblicas a los organizadores:




Ahora les presento la calavera por dos razones que me impidieron escribir otra cosa: una fue que anduve ebrio casi todo el puente…y la otra, es que ando viendo el fútbol en este momento y Ctrl +V es mucho más fácil que investigar, editar y redactar algo sobre la temática de muertos.

...


Charla con Don Calavera

Una tarde mala, nublada;
más chela y mucha caña,
dieron presa regalada,
al de capa y guadaña.

Andaba Don Calavera
tan harto de su trabajo,
que suspendió mortal tajo
y sentó su posadera.

Perpleja víctima tenía
que (ebria, sucia y queda)
decía: -¿será por la peda?
y por tanto le inquiría:

-¡Hey tú, ser encapuchado!
¿Soy yo o es el mojito,
quien te ve: desdichado,
pálido y sin ojito?

-¡Más respeto has de mostrar
chamaquito pendenciero,
que de soplo mortífero
tus horas pueden terminar!

Ya que soy Don Calavera,
de vida último daño,
de muerte primer peldaño
soy la justicia entera.

-Pues si por mi tú vienes,
pido me des otro día
para no morir en viernes;
muy indigno eso sería.

-Cuidado no has de tener,
que no vengo a trabajar
ni a malas noticias dar,
solo me quiero distraer.

Pues cansado yo estoy
de tanto frío cosechar,
y más me tendré que echar
por culpa de aquel “peloy”.

¡No siendo eso suficiente,
mi autoestima baja
con su nombrar indecente
que mi título ultraja;

porque soy Don y no menos,
¡Cómo me dicen “flaquita”,
a ver si al colgar remos
les da tanta risita!

Calma que yo te comprendo,
más si queja he de darte,
es que dejes de llevarte
cuanto ídolo entiendo.

[…]

¡Y lector, jugué contigo!
Al estos versos adornar,
pues si verdad hoy digo,
es lo que ha de continuar:

Fue el destino ingrato,
del borracho de la rima
y del autor del relato,
que cayeron en gran tima,

pues son una misma alma
que sin cuidado bebía
mientras otro escondía
su letal y curva arma.

Para cualquier comentario adicional, alabanza, standing ovation, propuesta indecorosa, queja, sugerencia, mentada de madre, amenaza de muerte, pacto de sangre... me encuentran aquí y aquí.

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser más famoso en España que en tu casa? Es sencillo, sólo envía un correo a carlosawyer@gmail.com en el que incluyas un artículo con el formato que usamos en el blog (o sea párrafos graciosos separados por imágenes graciosas) diciéndonos las 5 razones por las que deberías ser escritor de EEyC ¡ Estamos desesperados y sólo TÚ puedes salvarnos!

1 comentario: