8 abr. 2012

Los Spots de los Candidatos a la Presidencia de México 2012: Una Confesión.



Durante los próximos meses vamos a estar ahogados con todo lo referente a las elecciones, y como quiero ser popular, no veo por qué yo no deba ahogarlos aún más.

Es poco sabido pero al iniciar este blog la única regla que le impuse a mi equipo de trabajo imaginario fue: CERO POLÍTICA. Entonces me puse a hablar de Vladimir Putin y al cartoncito donde apunté dicha regla le tuve que agregar con marcador permanente: CERO POLÍTICA NACIONAL. Pero una vez más me encuentro rompiendo mis propias reglas -así soy de rebelde y subversivo- para hacer una confesión.

Ya vieron los spots de los candidatos a la presidencia? Se han dado cuenta de lo profundamente estúpidos que son todos? TODOS. Eso se debe a un simple motivo: Yo soy la mente detrás de todos y cada uno de ellos y, como es bien sabido, yo soy un estúpido.

“Hey! Eso luce como una idea increíble!” Yo, hace 5 minutos.

Así es, aunque ustedes no lo crean porque NO tengo la tendencia a mentir sobre todo lo que hago –como aquella vez que NO incendié un gato pero SÍ lo apagué a pisotones en vez de definitivamente NO reírme de él-, estuve involucrado en el proceso creativo de los spots de campaña de los 4 candidatos, y tras ver las reacciones del público en general, siento la necesidad de confesarlo todo.

“Lo siento Jesús, yo sólo quería ayudar a mi país.” Yo, aprovechando
antes de que mataran a Jesús en la cruz.

Y si nada de lo que dire a continuación es verdad, que les caiga un rayo a todos ustedes ahora mismo.

___________________________________________________


La primera en acercarse a mí fue Josefina Vásquez Mota, quien estaba desesperada porque todo en su precampaña se estaba yendo al carajo. Recuerdo que llegó a la caja de cartón en la que he estado viviendo desde que mis padres me abandonaron ahí luego de nacer y dijo:

“Ater, obviamente eres exitoso a irresistible. Obviamente sabes todo lo que hay que saber sobre campañas que lleven al triunfo. Lo sé porque vi uno de los cartelitos que pegabas en las escuelas para que la gente visitara tu blog y me fue imposible resistirme a visitarlo. Eres irresistible.”

A lo que yo respondí: “Señora, se acaba de conseguir un productor de spots. Páseme esos calzones que están en aquel bote de basura y emprendamos esta aventura.” Lo que valientemente hizo porque Josefina no tiene miedo de agarrar unos calzones con sus propias manos. Ella hace las cosas por sí misma. Cuando llegamos a sus cuarteles de campaña ubicados en lo profundo de una base militar, dejé que la diarrea de ideas fluyera como… uh… hmm… sé que hay una analogía perfecta para ilustrar la diarrea mental… pero… no se me ocurre… podría ser…

Esto… talvez?

Lo primero que hice fue preguntarle qué era lo que quería hacer, qué quería proyectar con sus spots. Ella respondió que deseaba proyectar seguridad e independencia como mujer, pero al mismo tiempo quería proyectar que es una persona como todos, y de paso quería hablar de la tienda de pinturas de su papá.

Mientras decía esas y otras pendejadas a las que no presté atención, noté que Josefina es una mujer que no impone. Es pequeña, flaca, arrugada, está jorobada, apenas mueve los brazos, se le caen pedazos de cuerpo mientras habla… ver a Josefina caminar es como ver a una momia de cinco mil años tratando de bailar ballet.

Momia de 5000 años o Josefina? Sea usted el juez.

Así que le dije “Mire Josefina, no hay modo en esta dimensión en que la hagamos ver respetable o imponente, así que esto es lo que vamos a hacer. Antes que nada, vamos a poner de fondo música cabrona; de entrada se va a oír un HIT de batería que ponga a todo mundo bien tenso. Vamos a aprovechar la paranoia de la inseguridad para que con el HIT musical, todo mundo se ponga en guardia o se aviente al piso, se aterrorice y entre en shock, así no va a importar qué pendejadas diga después. Acompañando al HIT, vamos a poner imágenes que aterren, cada una más aterradora que la anterior. Chéquese.”

Niño huyendo de un asesino.

Usted con cara de “Me acaban de violar y a lo mejor me gustó.”

Usted leyéndose la Sección Amarilla como si fuera un libro bien chingón.

Josefina me escuchaba con gran interés… o preguntándose si La Sección Amarilla en serio era un libro muy chingón, no estoy seguro pero de igual forma proseguí, “Cuando la gente ya esté paniqueada, ponemos una rola acá como de película de patriotismo estadounidense, como salida de The Rock y hasta podemos ponerte en unas tomas como si fueras el General Brigadier Hummel. Si te puedo hablar de tú, verdad? Cállate.

‘Estaba pensando en usar de una vez Star Spangled Banner, pero como que ya le echan la culpa a tu partido de mucha invasión americana, así que mejor lo hacemos más sutil, ya tienes bastante de esa mierda como para cagarla más. Musiquita como de trompeta patriotica está bien. En fin. Acto seguido, ponemos a un granadero preparándose para darle sus madrazos a algunos manifestantes o qué sé yo, el chiste es que se vea acá tipo montaje de Batman.”

“Si a la armadura le pones poli-pezones como Schumacher hizo, ya es pedo tuyo.”

Josefina pareció distraerse un momento con la idea de usar como propuesta de campaña los poli-pezones, por lo que le di una cachetada para que volviera a concentrarse en mis increíbles ideas. “Y ya para terminar, una puesta de sol bien cabrona como las de Michael Bay para que amarre bien. A fin de cuentas van a parecer trailers de algún thriller o una película de acción pero ps está chido no? Es que neta que no se me ocurre cómo hacerte ver menos ridícula, entonces si el spot se ve chingón, yo creo que mejora la cosa. Con cosa me refiero al asunto este, no a ti.”

Nos pusimos a trabajar y éste fue el resultado.




Si es que no los han visto ya como quinientas veces.

Cuando terminamos de editar sus spots me dijo “Gracias Ater… de verdad no sé cómo pagarte esto”, a lo que respondí “Oooohohoo… yo sé cómo puede pagarme una mujer como tú…”, Josefina me miró en silencio y comenzó a llorar mientras se quitaba la ropa, pero la detuve de una cachetada y le dije “Eso no! En el callejón tengo suficientes gatos”, a lo que respondió con una mirada aún más perpleja. “Entonces qué quieres de mí?”



____________________________________________


Mientras iba por la banqueta dándole las últimas mordidas a mi sammich, una limosina se me emparejó y, sin mediar palabra, un par de gorilas con traje salieron de ella, se me echaron encima y trataron de meterme a la fuerza, pero fracasaron miserablemente porque antes de que terminaran de salirse, yo ya me había metido.

“Wow, para qué es este botón? Uuuuuuuuuuuh… y para qué es este botón? Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuh… y para qué son los senos de esta escort? Aaaaaeeeiaaeiiaeiee…”

“Ater Cacrena. Al fin nos conocemos.”

“Sí, ya iba siendo hora. Y tú quién er… GASP!”

“Enrique Peña Nieto!” dije de forma completamente no-homosexual.

“Así es, Ater. Mis espías en los cuarteles de Vásquez Mota me informan que te han contratado como creativo, productor ejecutivo y editor general de sus spots de campaña. Me preocupa, sabes? Aún con toda la maquinaria televisiva que hay detrás de mí, tu sola intervención podría poner en jaque mi elección. Me estás oyendo, Ater?”

“Sí. No. Yo… qué? Perdón, es que me perdí en el profundo café de tus ojos, Enrique.”

“Err… sí, me dicen eso todo el tiempo. En fin. El punto es que quiero que tú me ayudes a mí a hacer mis spots de campaña. Estás interesado?”

“Claro. Sólo tengo una duda. Qué hace este botón que dice ´No apriete este botón’?”




Nos dirigimos a su palacio encantado donde dimos inicio a la planeación de los spots. Comencé diciéndole: “Mira, ya la cagaste bien y bonito hasta este punto. La gente no te baja de pendejo. El primer paso es admitir que eres un idiota.”

“Pero yo…”

“A-a-a-a-a-ah” dije moviendo un dedo en señal de negativa frente a su hermosa cara “Admítelo”

“En verdad no creo qu…”

“Admítelo, Peña”

“Podrí…”

“Admíiiitelo”

“Sigh--- Está bien. Soy un idiota”

“Perfeeeecto. Lo ves? No es acaso el mundo un lugar mejor cuando sabes quién eres y te aceptas como eres?”

“Sí…”

“Pero tranquilo, no te pongas triste. No todo está perdido, porque ahora que públicamente eres un idiota, lo que hay que hacer es convertirte en un idiota adorable. Así que esto es lo que harás. Vas a levantar ese hermoso trasero que tienes y sin una razón en particular, vas a dar una pequeña caminata. Cuando llegues al final del camino, caminarás hasta el final del pueblo.


‘Y cuando llegues ahí, caminarás hasta el final de la Ciudad de México.


‘Y entonces pensarás que como ya caminaste hasta ahí, talvez puedas cruzar el gran Estado de México.


‘Y sin una razón en particular seguirás caminando. Caminarás hasta llegar al océano. Y cuando llegues ahí, pensarás que como ya caminaste hasta ahí, talvez podrías dar la vuelta y seguir caminando


‘Y cuando llegues al otro océano, pensarás que como ya llegaste hasta ahí, podrías dar la vuelta y continuar caminando


‘Cuando te canses, puedes dormir. Cuando tengas hambre, puedes comer. Y cuando tengas que ir a… ya sabes… vas”

“Así que sólo voy a… caminar!”




Proseguí. “Y si los medios te preguntan:
-Peña Nieto, Peña Nieto, por qué caminas?
-Lo haces por la paz mundial?
-Lo haces por los desamparados?
-Lo haces por los derechos de las mujeres?
-O por el ambiente?
-O por los animales?
-Por qué haces esto?

Les dirás:

-Sólo... quería ser Presidenteee!”
 
Peña Nieto estaba encantado; encantado viendo los brillitos que se formaban en su candelabro de cristal riéndose como niño chiquito por lo que me di cuenta que el idiota había dejado de prestar atención. Así que sólo le dije “Mira, tú vete a caminar por ahí, lo importante es que al final, cuando hayas ganado las elecciones, te presentarás a dar tu discurso triunfal y sólo dirás:
 
“Estoy muy cansaaado. Creo que me iré a casa ahooora.”

Enrique Peña Nieto quedó satisfecho con la idea, así que me dio un abrazo y un apretón de manos mientras decía “Ater, muchísimas gracias. Con esto tengo aseguradas las elecciones. No sé cómo puedo pagarte esto que has hecho por mí”, a lo que respondí “Ooohohohooo pero yo sí sé cómo puede pagarme un hombre tan guapo como tú…”; Peña Nieto me dio una sonrisa seductora como diciendo “Sabía que pedirías eso, nadie se resiste” y comenzó a quitarse la ropa. De inmediato lo detuve de un putazo en el estómago -no podía echar a perder su linda cara con un puñetazo- y se quedó mirándome perplejo.

“Eso no!” grité. “Estarás muy bonito para ver, pero no soy de esos”

“Entonces qué quieres de mí?” Sonreí ampliamente mientras el suegro se daba cuenta de lo que quería…

Paulina Peña Pretelini -Y tú cómo te llamas, guapo?
Ater Cacrena -Tú dime como quieras, chiquititita. Si quieres dime prole, total, al rato con la máscara de látex no vas a poder decir ninguna de tus pendejadas que ni me ofenden de lo buenota que estás…”

________________________________________________


Peña Nieto iba caminando por una de las banquetas de la ciudad mientras yo salía de su casa con sonrisa triunfadora luego de hacerle cosas a Paulina Peña Pretelini que no puedo decir porque es menor de edad y me tocaría tambo, cuando de pronto se me cerró un Tsuru medio dado a la chingada.

Del Tsuru salieron Manuel Mondragón y Kalb y Elena Poniatowska y ahí fue cuando empecé a sentir películas en la colmena. Me dieron unos dos que tres madrazos y luego me aventaron al Tsuru. “Verga,” pensé. “Me acababan de apañar los secuaces de Andrés Manuel López Obrador.”

Me pusieron una bolsa negra en la cabeza y ni pedo, me llevaron.

Cuando me quitaron la bolsa de la cabeza me encontraba en una habitación con luz tenue, con espejos en el techo, una cama en forma de corazón con sábanas de cebra, música de saxofón, un bar de tamaño medio y un ligero olor a jabón Roma. Frente a mí, sin una sola prenda de vestir y guiñándome el ojo seductoramente se encontraba el mismísimo.


“Qué tal joven………. Cacrena. Ehpero que mis……. miembros del gabinete no hayan sido tan violentos. Pero si lo fueron, no importa……… eso eh cosa del pasadoh, ahora soy un………. hombre diferente”

“Me acaban de golpear hace 20 minutos…”

“Sí hombre, eso ya lo dehamos atrás. Eh más, ni sihquiera estoy enohado contigo por…………. haherle sus…… spots a Peña Nieto y a Váhquez Mota. Ya te perdoné, hombre”, dijo mientras me acariciaba el muslo.

“Ah… n’ombre, gracias. Entonces ya me puedo ir?”

“No, ehperate. Cuál eh la……………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….. prisa. Te regañan en tu casa o qué? Quédate otro ratito, mira, tómate un ronhito”

“Un qué?”

“Un ronhito”

“Quéee?”

“Un ron, pueh, chingao…”

“Ah… bueno”

“Mira, para que veah que no hay rencores, hahta te voy a dejar que me hagas mis hpots”

“En serio? Wow… Nunca imaginé que trabajaría para ti”

“Sí, yo se que eh un gran honor”

“No. Es que la neta me cagas y jamás me pasó por la cabeza trabajar contigo pero…”

“Como que ‘me cagas’?? Qué es eha falta de…….. respeto. Hahta parece que no rehpetas a tu próximo Prehidente Lehitimonstitucional. Me tienes que hablar de uhted: ‘Eh que la neta me caga, señor Don Prehidente de la Nación”

“Uh… sí. Bueno, vamos a acabar esto rapidito. Mira, lo primero que vas a hacer es pedir perdón”

“Perdón por qué? Si a mí fue al que le robaron al elección”

“Valiendo pito, tú pides perdón y ya.”

“Oooh pueh…”



Traducción: Ya perdónenme, ándenle, no sean malitos…


“Ahí’hta. Ya pedí perdón de corahón. Ora qué?”

“Bueno, ya te ganaste unos puntos de simpatía conmigo. Ahora lo que viene es hacerle creer a todos que tú sí vas a hacer las cosas bien. No es tan difícil. Lo primero que vas a hacer es agarrarte unas fotos de la revolución. Por qué? Pues porque en México no conocemos otro periodo histórico. En México somos la revolución y ya. Si a Mariano  Azuela, Ángeles Mastretta, Daniel Giménez Cacho y al PRI les funcionó, por qué a ti no?

Todo mundo dirá:

“Wow! Está hablando de la revolución? La está usando como estandarte?
Este sí debe ser un político diferente! Digo, se ve sólo por las fotos de la revolución que usa en su spot que él sí sabe lo que es México!”

‘Sigue usando todas las fotos que te encuentres, aunque sean las del hijo del vecino viendo unos pájaros. Recuerda que no importa de qué año sean las fotos, así sean fotos de ayer en la mañana tú ponlas en blanco y negro porque el blanco y negro es bien artístico y dramático. Por qué crees que los mimos son franceses? Porque en Francia hasta los payasos son bien artísticos y salen en blanco y negro.

‘El punto de todo esto es que te gastes el 80% del spot cagándote en el PRI y el PAN. Por qué? Porque siguiendo tu lógica, debemos hacerle entender a la gente que, si el PAN y el PRI la han cagado por cerca de 90 años, significa que por proceso de eliminación tú debes ser el bueno. Digo, es imposible que entre 3 opciones, ninguna sea la buena, no? No? No? A webo debe haber una opción buena. No? Y si los otros dos no son la opción buena, entonces significa que a webo tú eres la opción buena, no? No? No?” Andrés Manuel me miraba enamorado.


“Según ya eres amoroso y todo el pedo, entonces el chiste es seguir tirando mierda y mentando madres… pero con cariño. Que no se note mucho. Así, todo bonito. Es más, pon niños en tu spot, no sé por qué pero a la gente le gustan los niños.

‘Y pues ya, luego haces lo que quieres, al fin que ya na’más le quedan como 8 segundos a tu spot. Ya cuando salgas tú posando, sales de espaldas”


“Oooh… ahhhí me voy a ver más importante y presidencial, no?”

“No. Es para no verte la cara porque la neta no te quiero ver.”

“Ah.”

Andrés Manuel se puso de pié, yo me horroricé y me aventé de espaldas hasta el otro lado de la habitación con los ojos cerrados para no verle el cacharro; él caminó hasta ponerse una bata negra de satín con acabados de encaje, caminó hasta donde me encontraba y dijo: “Amigo Ater, no hhe como agradecerte tu ayuda. De todos modos iba a ganar, pero igual no tengo cómo pagarte ehto.”

“Podrías darme dinero.”

“No. No puedo andar gahtando dinero a lo wey, no veh que soy el presidente de la auhteridad? Debe haber… otra cosa…” dijo, acercándose cada vez más.


“No mira, si quieres lo dejamos así... no pasa nada, en serio…”

“Seguro… yo sé que algo debeh querer…” dijo mientras se descubría el hombro izquierdo.

“No-no-no… en serio, así está bien…”

“Te puedo nombrar… Secretario de mi corahón… Procurador de mis sueños mah íntimos… Consejero de lo que podemos haher durante las noches frías de invierno…”

“No. La verdad es que ya me tengo que ir, ya es tarde y…”

“No sabeh nada de mí, verdad? No me dehaforaron aunque la orden venía desde Fox. Me hihe Presidente a mí mihmo aunque perdí las elecciones. Con todo y los desmadres y las divisiones en el PRD soy candidato otra vez. Marhelo Ebrard y Ramón de la Fuente son mih perras.” De pronto, López Obrador dejó de pronunciar eses y ya todo eran eheh. “En rehumen, yo hiempre obtengo lo que quiero. Ahhhí que quierah o no, ehto va a pahar lehitimamente!”

AMLO me dio una cachetada que me tiró boca abajo sobre un sofá. De inmediato Poniatowska y Mondragón y Kalb me tomaron de los brazos y las piernas para someterme mientras López Obrador reía malevolamente. Lo último que recuerdo –o lo último que quiero recordar- fue que por una de las ventana alcance a ver a Chabelo gritando:

“Te dije que tuvieras mucho ojo, cuate!”

________________________________________


Mientras López Obrador me gritaba “Llámame!” desde un balcón y yo me alejaba sin voltear la mirada y sintiéndome sucio, supuse que no sería el último candidato al que ayudaría en su campaña. Me paré en la esquina de una calle esperando con resignación que pasara una combi llena de profesores sindicalizados a secuestrarme o algo, pero no sucedió. Estuve varias horas parado hasta que comencé a sentirme ofendido. Era como si una vieja me estuviera dejando plantado; cómo era posible que los candidatos pesados demandaran mis servicios creativos pero el que ya era seguro que iba a perder no hiciera todo lo posible por rescatar su campaña?

Ahora era idea mía ayudar al candidato de Nueva Alianza para no dejarlo todavía más en desventaja ante los otros candidatos. Tomé mi celular y llamé a la casa de campaña de Gabriel Quadri. En cuanto la llamada entró, alguien comenzó a gritar por el auricular:




“Uhm,” dije. “Es… la casa de campaña de Nueva Alianza… verdad?”

“Así es dude… Quadri aquí, quién allá?”

“Habla Ater Cacrena”

“Ater Cacrena? Duuuuude… tú eres como mi inspiración. Por ti dejé de bañarme y cortarme las uñas”

“Uh... pero yo sí me b… olvídalo. Escucha, tengo asuntos muy importantes que tratar contigo, es posible que pueda ir a tu casa de campaña a…”

“Seeeeeguuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuurooooooaaaaagggh!!!” interrumpió Quadri. “Da house está para ti cuando gustes caerle!”

Seguí las indicaciones que Quadri me dio para llegar. Por un momento creí que estaba extraviado porque empecé a internarme en un bosque medio tenebroso. De pronto, casi oníricamente comenzó a escucharse música proviniendo de la dirección hacia la que me dirigía; varios pasos más a delante pude escuchar con claridad la voz de Bob Marley. Varios metros después, estaba frente a la casa de campaña de Nueva Alianza. “No puede ser tan idiota,” me dije a mí mismo al mirar la casa de campaña. “De verdad Quadri no puede ser tan idiota.”


Alrededor de la casa de campaña, había un montón de hippies apestosos y profesores de primaria sindicalizados todavía más apestosos festejando y fumando mota a más no poder. En varios árboles había colgadas pancartas que decían “Quadri la va a legalizar.”

Entre unos bultos de basura había alguien tirado; En cuanto notó mi presencia se levantó y con mucho esfuerzo logró ajustarse los anteojos para verme mejor.


“Quién esthá ahí! Les juro que no sé de dónde salió thoda la marihuana que me fumé… digooo… les juro que es mía pero no sé si me la fumé… digooo… oh… eres thú Ather”

Sabiendo que no podría entablar una conversación bilateral con Quadri, le di una cachetada con el dorso de la mano para despendejarlo, lo tomé de los hombros y, sin quitarle la mirada de encima, comencé un monólogo en el que no le di oportunidad de abrir la boca a hasta que terminé.

“No sé si estés enterado de esto… de hecho justo ahora dudo que estés enterado de absolutamente nada… pero el resto de los candidatos tienen spots para televisión y radio increíbles. Si no haces algo al respecto, estás acabado. Todos y cada uno de ellos me contrataron como creativo y productor y ahora tú tienes la oportunidad de hacer lo mismo. Todo mundo está harto de esos tres, así que no será difícil vencerlos, lo único que tienes que hacer es presentar propuestas fuertes.

‘Evidentemente 30 segundos son muy poco tiempo para presentar las propuestas de cualquier candidato y convencer al electorado de votar por ti. Tienes que ser muy inteligente. Lo que vas a hacer es presentar tan sintéticamente como sea posible tus ideas, tus objetivos y tus metas personales. Haz spots de estilo minimalista, gasta lo menos que puedas sin que se vea mediocre para que puedas hacer más spots sin rebasar el límite de gastos. Eso también ayudará a proyectar una buena imagen. Habla de tus éxitos en la política, pero también de tus fracasos, para que los electores tomen una decisión informada; además así evitarás que, cuando empiece la guerra sucia, los otros weyes puedan decir nada de ti porque tú ya lo habrás dicho. Crea una página donde éxitos, fracasos y propuestas queden plasmadas de forma breve y concisa, pero a la vez completa y que la dirección aparezca durante el spot para que de esta forma puedan conocerte mejor.” Quadri me observaba con atención. Notaba en su mirada que estaba entendiendo las cosas tan sencillas que le proponía.


“Evita atacar a los otros candidatos o a sus partidos,” continué. “Eso sólo genera mala imagen. Enfócate en TU trabajo y no en atacar.

‘No hagas promesas que no puedes cumplir, promete sólo lo que de verdad es posible. Es más, si puedes no prometas nada. La gente ya está cansada de promesas de campaña que no se cumplen. Tú solo promete que cumplirás cabalmente con tus obligaciones como Presidente sin aprovecharte de tu puesto Y SI GANAS, CUMPLELO. Es lo mejor que puedes hacer contra los spots de los otros candidatos, pero será mucho mejor, ya lo verás.

‘Tus spots deben ser breves, pero concisos. Duro y directo. Ayúdanos Quadri, eres nuestra única esperanza.”

Gabriel Quadri -Enthendido Ather… hehe…
duro y directo… he-hehe… HEHEHEHEHE…
Ater Cacrena -De qué te ríes?
Gabriel Quadri -Spot HAHAHAHA! SPOT!

5 días después…




“Ay, pinche Quadri, chingas a tu madre…”

Ater Cacrena IS BACK, BITCHES!! Sigue la sarta de pendejadas que escribe en su Facebook o recibe un aviso en tu muro cada que publique la sarta de pendejadas que escribe aquí dándole like a la página de EEyC en Facebook.

3 comentarios:

  1. Ater, te siguen clonando en hazme
    http://hazmeelchingadofavor.com/2012/04/09/michoacan-en-falda-con-josefina-vazquez-mota/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga, que le vaya chido.

      Eliminar
    2. Anónimo, ya dejaron de clonarme en hazme

      Eliminar